25 de agosto de 2015

Beatos MIGUEL CARVALHO, PEDRO VÁZQUEZ, LUIS DE SOTELO, LUIS SASANDA y LUIS BABA. M.1624.


Martirologio Romano: En Shimabara en Japón, beatos mártires Miguel Carvalho, de la Compañía de Jesús, Pedro Vázquez de la Orden de Predicadores, Luis de Sotelo y Luis Sasanda, sacerdotes, y Luis Baba, religioso de la Orden de los Hermanos Menores, quemados vivos por su fe en Cristo

Martirio de Miguel Carvalho
Miguel Carvalho nació en Braga (Portugal) en 1577; en el 1597 ingresó en los jesuitas y fue enviado a Goa, donde fue ordenado sacerdote y enseño Teología durante 15 años; fue enviado al Japón, país al que llegó después de un viaje lleno de aventuras. 
A pesar de la persecución, se las arregló para ejercer su ministerio entre los cristianos de la isla de Amakusa, frente a Nagasaki. Cierta vez, cuando acudió a una llamada para confesar en otra provincia, fue traicionado por un espía y capturado en 1623. Durante más de un año estuvo en la prisión de Scimabara, encadenado y con grilletes, pero se las arregló para enviar cartas para poner de manifiesto, tal vez involuntariamente, su ardiente deseo de entregar la vida a la causa de la fe, en cualquier forma que los perseguidores pudieran inventar.
Su reclusión fue compartida por el sacerdote dominico español beato Pedro Vázquez y por tres franciscanos que se llamaban Luis: el japonés, beato Luis Sasanda (cuyo padre, Miguel, también fue mártir) ingresó a la Orden de Frailes Menores en México y fue ordenado sacerdote en Manila, en 1622; el beato Luis Baba era un catequista japonés que había estado en Europa con el padre Sotelo, en el viaje que seguidamente comentaremos; en realidad no era franciscano, pero vestía el hábito de esos monjes en la prisión.
Luis de Sotelo
El beato Luis Sotelo era un hombre muy notable y un misionero franciscano muy hábil. En 1603 llegó al Japón y, después de haber predicado ahí durante diez años para obtener gran número de conversiones y abrir vastos territorios vírgenes a la enseñanza del Evangelio, emprendió un viaje: el poderoso daimyo Date Masainune envió al sacerdote junto con Hasekura Rokuyemon a la cabeza de una numerosa delegación, para entrevisar al rey de España y al Papa Paulo V. Al pasar por México en ruta hacia Europa, el Sábado de Gloria de 1614, setenta y ocho miembros de la delegación recibieron el bautismo (después, todos ellos renegaron de la fe). El padre Sotelo acompañó a los embajadores durante todo su recorrido por España e Italia, desempeñando una tarea que requería mucho tacto y que mereció elogios para el sacerdote franciscano, ya que la misión de la embajada comprendía importantes consideraciones tanto eclesiásticas como de la política secular. Pero el padre Sotelo se detuvo en México a su regreso y no volvió al Japón hasta 1622, cuando la persecución alcanzaba su punto culminante; dos años después obtuvo la corona del martirio.
Los cinco fueron quemados vivos lentamente en Scimabara, el 25 de agosto de 1624. Fueron beatificados en el conjunto de 205 mártires de la persecución religiosa en Japón el 7 de julio de 1867, por el papa Pío IX.