29 de agosto de 2015

Beata EUFRASIA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS ELUVATHINGAL. (1877-1952).


Martirologio Romano: En Trichur, India, beata Eufrasia del Sagrado Corazón de Jesús (Rosa) Eluvathingal, virgen.

Nació en la aldea de Kattoor, en la diócesis de Irinjalakuda (India), en el seno de una familia sirio-malabar muy religiosa. Desde pequeña, por influencia de su madre, mujer muy piadosa, comenzó a ejercitarse en las virtudes. A la edad de nueve años consagró a Dios su virginidad. Contra la voluntad de su padre, a la edad de doce años ingresó en el internado de las religiosas de la Congregación de la Madre del Carmen de Koonammavu. 
En 1898 tomó el hábito en la Congregación de la Madre del Carmen, el primer instituto religioso femenino surgido en la Iglesia sirio-malabar, fundado por el beato Ciriaco Elías Chávara y el padre Leopoldo Beccaro, carmelitas descalzos.
En 1900 fue traslada al convento de Santa María en Ollur, donde vivió 48 años. Fue maestra de novicias y superiora en 1913. Por su profundo espíritu de oración la gente le llamaga “madre orante”. Alcanzó una union muy profunda con el Señor, especialmente en la Eucaristía. Sus hermanas carmelitas la llamaban “sagrario móvil”. Pasaba muchas horas ante el sagrario en la capilla del convento, olvidada de sí misma y de todo lo que la rodeaba. En una carta a su director espiritual expresa la sed que sentía de adorar, amar y consolar a Cristo en la Eucaristía: "Dado que aquí la mayor riqueza, la santa misa, no se celebra a menudo, experimento un gran dolor interior y siento un gran deseo de suplir esa ausencia. Tengo una gran hambre y una gran sed de hacer algo al respecto". 
Se esforzó para que todos adorasen al Santísimo Sacramento. El sufrimiento, la pasión y el dolor de Cristo provocaban un gran dolor en su corazón. Sentía una especial veneración por María y por el Rosario. Llevó una vida sencilla y austera, realizando numerosos actos de penitencia y de mortificacion. Conjugaba perfectamente en su vida la acción y la contemplación. Su amor a Dios se manifestaba en la compasión y el amor a las personas que se dirigían a ella para que las ayudara en sus dificultades económicas o problemas familiares, o para pedirle oraciones a fin de curar de una enfermedad, obtener un empleo o superar un examen. Sabían que ella intercedería ante la Madre de Dios y que sus plegarias siempre eran escuchadas. Era un modelo ejemplar de caridad. La madre Eufrasia, que había ofrecido su vida como sacrificio de amor a Dios. 
Fue beatificada el 3 de diciembre de 2006 en la iglesia de San Antonio Forane, en Ollur, archidiócesis de Trichur, por el cardenal Varkey Vithayathil, arzobispo mayor de Ernakulam-Angamaly de los siro-malabares por decreto del papa Benedicto XVI.