15 de julio de 2015

San ATANASIO DE NÁPOLES. (c.831 - 872).


Martirologio Romano: En Nápoles, ciudad de la Campania, san Atanasio, obispo, a quien las insidias de su impío sobrino Sergio hicieron sufrir mucho, hasta verse incluso expulsado de su sede episcopal. Sumido en la miseria, voló al cielo en Véroli, país de los hérnicos.

Nació en Nápoles. Hijo de Sergio I, duque de Nápoles. Predestinado por su padre a la vida religiosa, a los diez años fue confiado a los sacerdotes de la iglesia napolitana de Santa María la Mayor. Tuvo unas grandes dotes intelectuales, especialmente literarias y una vivencia profunda de la virtud. Fue ordenado sacerdote por el obispo Juan el Escriba de Nápoles. A su muerte, fue nombrado obispo de Nápoles (850-872) a los 18 años; recibió la ordenación episcopal en Roma de manos del papa san León IV. 
Se preocupó mucho de la educación del clero en el aspecto religioso y literario; estuvo comprometido por la prolongada guerra entre Nápoles y los longobardos beneventanos. Promovió la recuperación de edificios religiosos; mostró una particular devoción por el patrón de la ciudad san Jenaro, hizo restaurar ricamente su oratorio; fundó un monasterio al que confió la basílica de la ciudad. Gozó de la estima del papa san Nicolás I, que le concedió un puesto de honor en el sínodo del 863, convocado contra el cismático Juan, arzobispo de Rávena. En los últimos años fue encarcelado y expulsado por su sobrino Sergio, en cuyas manos estaba el poder de la ciudad, ya que Atanasio luchó por la independencia de la Iglesia del poder político. Murió en Veroli, cerca de Montecasino; otros autores dicen que murió después de muchos padecimientos entre los hérnicos (Lacio, Italia), lleno de fatigas en San Quirico.