30 de julio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santa Julita. M. 303. 
Martirologio Romano: En Cesarea de Capadocia, santa Julita, mártir, que, por negarse constantemente a ofrecer incienso a los ídolos como se lo mandaba el juez, fue arrojada al fuego.
Era una rica matrona de Cesarea de Capadocia, que cuando reclamaba en un juicio sus bienes usurpados por un hombre poderoso, alegaba éste que no podía ser escuchada por ser cristiana; el juez le ordenó que ofreciera incienso a los dioses antes de ser oída y ante su negativa, en la que dijo: “Nosotras, las mujeres, somos de la misma carne que los hombres y por eso debemos a Dios la misma firmeza”; fue quemada en la hoguera. 
San Basilio el Grande la alabó mucho, dijo en una homilía, hablando del cuerpo de la mártir: «Obtiene las bendiciones del cielo para el sitio en que reposa y para los peregrinos que acuden a él ... En el sitio en que fue sepultada esa santa mujer brotó una fuente de agua dulce que conserva la salud a quienes están sanos y la devuelve a quienes están enfermos, en tanto que todas las otras fuentes son de agua salobre». 
Se la equivoca con santa Julita, madre de san Quírico y que se celebra el 16 de Junio y cuyo martirio ocurrió en Tarso y murió decapitada. En Francia esta advocación se celebra el 30 de julio, pero el actual Martirologio ha desdoblado a las dos mártires.

Santas Máxima, Donatila y Segunda. M. 304. 
mapa arqueológico de Tuburbo
Martirologio Romano: En Tuburbo, en la actual Túnez, santas Máxima, Donatila y Segunda, vírgenes y mártires, de las que las dos primeras, durante la persecución de Diocleciano, rechazaron sin temor la orden del Cesar de sacrificar a los dioses y, por sentencia del procónsul Anulino, primero fueron arrojadas a las fieras junto a la pequeña Segunda y después degolladas con la espada.  
Tres muchachas (Segunda tenía sólo 12 años) martirizadas durante la persecución de Diocleciano, en Tuburbo en África. Sus Actas están poco retocadas. Máxima y Donatila eran una jóvenes doncellas que durante la persecución de Valerio y Galieno, se negaron a sacrificar a los dioses y después de ser interrogadas de nuevo por el procónsul Anulino, se probó que con ellas había una muchacha llamada Segunda, y por ello dictó sentencia para que fueran degolladas.
El Martirologio Romano, siguiendo al Calendario Cartaginés, pone la celebración de estas tres mártires africanas el 30 de julio. Una inscripción en piedra descubierta en 1889 en África dice: «Sanctae tres Maxima Donatilla et Secunda bona puella» («Tres santas: Máxima, Donatilla y Secunda, buena niña»).

San Urso. M. 508. 
Martirologio Romano: En la ciudad de Auxerre, en la Galia Lugdunense, san Urso, obispo.
Vivía como recluso en la iglesia de San Amador en Auxerre; y a los 65 años fue nombrado obispo de esta ciudad. 

San Terencio de Ímola. s. VI al IX. 
Nació en Imola en una época imprecisa de la alta Edad Media (s. VI al IX). Pasó su infancia junto a la catedral donde recibió instrucción y la ordenación al diaconado. Por divina inspiración se marchó a Faenza, junto al hospital y a la iglesia de la Santa Croce, viviento totalmente dedicado al servicio de los pobres y al culto divino.
Un día curó a un ciego de Imola, que le había enviado un ángel, y fue tanta la admiración que despertó que, turbado en su humildad, se retiró a vivir como eremita en los bosques llenos de lobos de San Pietro in Laguna, a pocas millas al norte de Faenza. Aquí también realizó numerosas curaciones. Un día, advertido por un ángel de su próxima muerte, se preparó santamente, para el encuentro con el Señor, convocó a los eremitas de la zona, dándoles algunas recomendaciones, se durmió santamente. Sus restos se conservan en la catedral de Faenza.

San Olav de Suecia. M. c. 950. 
Rey de Suecia que fue asesinado por sus súbditos paganos en una revuelta porque rechazó sacrificar a los ídolos en el lugar donde hoy surge Estocolmo. 

Santa Godeleva. (c.1050 - 1070). 
Martirologio Romano: En Ghistelles, en Flandes, santa Godeleva, mártir, la cual, casada con el señor del lugar, tuvo que sufrir mucho por parte de su esposo y también de la madre de éste, siendo finalmente estrangulada por dos criados.
Hija de una familia de Boulogne (Bélgica), nació en Wierre Effroy, en la región de Boulogne. Casó con un noble flamenco de Brujas, Bertulfo de Ghistelles, que la maltrató y después de dos años abandonó; Godelina, encerrada en su habitación, y viviendo con escasas cosas, junto con el maltrato e insultos de un criado, oraba siempre por su esposo. Un día supo que la querían asesinar, y huyó y se puso bajo la protección del obispo, que sentenció a su favor. El marido se sometió a la sentencia, y durante algún tiempo se comportó con amabilidad, hasta que un día, en un viaje a Lieja, su suegra, en unión con su hijo, fue quién la mandó estrangular por dos criados en Ghistelles en Flandes. Arrepentido, su esposo hizo una peregrinación a Jerusalén y se retiró a un monasterio. El pueblo la veneró como mártir. Tiene culto litúrgico. 

Arnaldo Amalrico. Beato. M. 1225. 
Monje de Citeaux, abad de Poblet en Barcelona, después de Grandselve y de Citeaux. Fue un enérgico campeón de ortodoxia contra los herejes y los infieles. En el 1204, como legado apostólico de Inocencio III, reforzó la misión de beato Pedro de Castelnau contra los albigenses, continuándola después de su asesinato. Predicador de la gran cruzada antiherética, guió al ejército al asedio y a la masacre de Béziers (1209) y fue el animador de las acciones bélicas de Carcassona y Lavour. Obtuvo, con implacable intransigencia, y forzando las largar resistencias de mismo pontífice, la excomunión de Raimundo VI de Toulouse (1211), la deposición y la dimisión de varios obispos, entre ellos el de Berengario de Narbona. 
Elegido arzobispo de Narbona en 1212, participó el mismo año, con tropas cruzadas, a la “reconquista”y victoria contra los moros de las Navas de Tolosa. Reivindicó vigorosamente, contra las pretensiones de Simón de Montfort (al que logró excomulgar en 1216), los derechos feudales de la diócesis. Fue acusado de excesos, pero tuvo fama de vida íntegra y de ardiente celo apostólico. Inocencio III le envió el “Libro de los Sermones”, una recopilación de discursos del mismo pontífice. Arnaldo murió en la abadía de Fonrfroid. Su cuerpo fue transportado a Citeaux y le fue eregido un mausoleo. Es recordado en los Menologios de Henriquez y Bucelino.

Manés de Guzmán. Beato. (c.1166 - c.1234). 
Martirologio Romano: En Caleruega, en la región de Castilla, en España, conmemoración del beato Manes Guzmán, presbítero, hermano de santo Domingo y colaborador suyo en la propagación de la Orden de Predicadores, prudente consejero de religiosas.
Nació en Calaruega y era el segundo hermano de santo Domingo de Guzmán. Parece que ingresó en el monasterio cisterciense de San Pedro de Gumiel de Izan al rededor del 1183, donde fue ordenado sacerdote. "Manés era hombre y religioso santo que se expresaba con suavidad de carácter, como alma contemplativa y muy ardiente y celoso de su predicación". Fue un ardiente predicador.
En el 1217, se unió a los primeros 16 miembros de la Orden de Predicadores en el Languedoc y más tarde fue enviado como prior de San Jaime en París y fundó un convento femenino en París. Fue trasladado a Madrid para ser custodio y animador de las monjas dominicas de Madrid. Cuando murió su hermano Domingo, fue a Caleruega, para eregirle una capilla. Murió en el monasterio cisterciense de Gumiel de Izan, Burgos, al que volvió. El Papa Gregorio XVI lo declaró beato el 2 de junio de 1834.

Santa Angelina. M. 1516. (Iglesia ortodoxa serbia).
Hija de Jorge Arianita y cuñada del príncipe Iván Cronojevic, al que Eugenio IV había confiado el estandarte de la Iglesia en la lucha contra los turcos. Angelina se casó con Esteban el Ciego, hermano de Lázaro II Greblanovic. Cuando en 1458 Lázaro murió sin descendiente masculinos, Esteban fue elegido déspota de Serbia, pero en el 1467 fue obligado a huir con su familia para sustraerse a la presión turca y llegó a Italia, donde, diez años después moriría. 
Angelina se estableció en Kupinovo (Srem), donde trasladó el cuerpo de su marido, y, tomó el título de déspota a la muerte de Zmaj Vuk (1485 o 1486), acuñó monedas de plata y de oro en las que aparecían su imagen y las de sus hijs Djurdje e Iván. Construyó un monasterio femenino en Krusedol (Srem). Fue sepultada en esta ciudad con su marido e hijos. La Iglesia serbia la venera con el nombre de “Majka Angelina”.

San José Yuan Gengyin. M. 1900. 
Martirologio Romano: En Daying, pueblo cercano a la ciudad de Zaoqiang, en la provincia china de Hebei, san José Yuan Gengyin, mártir, comerciante en el mercado del pueblo, que en la persecución llevada a cabo por los seguidores del movimiento Yihetuan fue asesinado por ser cristiano.
Mercader chino que se delató cuando fue a la tumba de un mártir cristiano, al que no se le habían hecho las exequias, José rezó las preces y le echó agua bendita. Los bóxers lo arrestaron y le exigieron que adorase a los dioses de la pagoda, pero él se negó. Sus vecinos lo defendieron y prometieron que José se sometería, pero no lo hizo y por ello fue decapitado en Cheu-Hoao-Tsunn. Tenía 47 años.

Sergio Cid Pazo. Beato. (1884-1936). 
Martirologio Romano: En la ciudad de Barcelona, en España, beato Sergio Cid Pazo, presbítero de la Sociedad Salesiana y mártir, víctima en misma persecución por haber dado sin miedo testimonio de su fe cristiana.
Nació en Allariz, Orense. Desde pequeño se adivinaba su vocación salesiana y siguió sus estudios sacerdotales en Sarriá para profesar en 1905. Su vida fue ejemplar. Todos hablan de él con respeto y casi con veneración por su bondad, que dejaba translucir en todo lo que hacía. Trabajador incansable, trancurrió toda su vida ligado a la casa de Sarriá como pastoralista. Era un sacerdote celoso y muy estimado, cuyas virtudes todos apreciaban. Al día siguiente a los sucesos del 18 de julio, que era domingo, en el sermón de la misa habló con entusiasmo del martirio por la causa de Jesucristo.
Fue expulsado del colegio de Sarriá el 22 de julio de 1936 y buscando refugio fue reconocido y delatado. En la detención no negó su condición "Sí, soy sacerdote salesiano". Entonces fue obligado a subir a un coche y lo llevaron por la carretera de Sarria hasta las proximidades de la estación del funicular de Vallvidriera, donde lo fusilaron. Su cadáver fue llevado al Hospital Clínico de Barcelona. Era el 30 de julio de 1936.
Fue beatificado el 11 de marzo de 2001 por el papa Juan Pablo II en el acto de beatificación de los 233 mártires de la persecución religiosa en Valencia de los años 1936-1939.