17 de julio de 2015

Beato PABLO GOJDICH. (1888-1960).


Martirologio Romano: En Leopoldvara, de Eslovaquia, beato Pablo (Pavol) Gojdich, obispo y mártir, que siendo pastor de la eparquía de Presov, durante el régimen contrario a Dios fue encarcelado, sufriendo toda clase de pruebas, de modo que, tratado atrozmente pero manteniendo la palabra de Cristo en una confesión constante, pasó a la vida gloriosa.

Se llamaba Peter y nació en Ruské, cerca de Presov (Checoslovaquia) en el seno de una familia greco-católico; su padre era sacerdote. Terminados sus estudios sintió la vocación al sacerdocio e inició sus estudios de teología en Presov y luego en Budapest. Fue un hombre de profunda espiritualidad y su director espiritual le dijo: “La vida no es difícil, pero es muy seria”; este fue el lema de su vida. En 1911 fue ordenado sacerdote en Presov. Trabajó como vicepárroco de su padre, luego fue prefecto en el seminario eparquial y al mismo tiempo enseñó Religión en una escuela media superior. Después fue nombrado protocolista y archivista de la curia diocesana, al mismo tiempo que fue nombrado vicepárroco de Sabinov. En 1919 fue elegido director de la secretaría episcopal.
En 1922 ingresó en la Orden Basiliana de Cernecia Hora en Mukacev, donde, después de la profesión tomó el nombre de Pavol (Pablo). En 1926 fue nombrado administrador apostólico de la eparquía de Presov. Lo primero que hizo al tomar posesión de este cargo fue suscribir la carta pastoral que conmemoraba el 1100 aniversario del nacimiento de san Cirilo. Así inició su actividad con el espíritu del apóstol de los eslavos, siempre fiel a Roma. 
En 1927 fue nombrado obispo con el título de Harpas (Iglesia Harpasenae en Asía Menor) y fue consagrado en Roma, donde tuvo una audiencia con el papa Pío XI. Para su episcopado tomó el lema: “Dios es amor, ¡amémosle!”. Como obispo se dedicó a la promoción de la vida espiritual de los sacerdotes y de los fieles. Erigió nuevas parróquias, construyó orfanatos y otras muchas obras para ayuda a los marginados y la educación de sus fieles. Publicó la revista "Blahovistnik, Da prijdet carstvije Tvoje" (Venga tu reino) y varias otras publicaciones. Se le conoció como “el hombre del corazón de oro”. Fue un gran devoto de María y del Sagrado Corazón.
En 1939 fue nombrado administrador apostólico de Mukacev en Eslovaquia. En la situación compleja del estado eslovaco, su persona fue “una espina en el ojo” para los representantes del gobierno, y por esto presentó su renuncia, pero el Papa no se lo aceptó y lo nombró obispo de Presov en 1940 y en 1946, fue confirmada su jurisdicción sobre todos los greco-católicos de toda Checoslovaquia. Cuando los comunistas tomaron el poder en 1948, le conminaron que la comunidad greco-católica se pasara a la Iglesia ortodoxa, a lo que Pavol se negó y por ello fue aislado de sus fieles. En la terrible noche del Sobor de Presov, en 1950, que se declaró fuera de la ley a los greco-católicos, fue arrestado y encarcelado. Así comenzó su vía crucis por muchas prisiones de Checoslovaquia, de las cuales le liberó la muerte.
En 1951, en un proceso amañado contra los obispos “traidores” (Vojtassák, Buzalka y Godjic) fue condenado a cadena perpétua, a una multa de doscientas mil coronas y privado de todos sus derechos civiles. Fue torturado fisica y síquicamente, pero él se mantuvo firme con la oración. En la amnistía de 1953, la cadena perpétua le fue rebajada a 25 años de prisión. Le propusieron ser Patriarca de la Iglesia ortodoxa, pero él se negó y se mantuvo fiel a Roma. En la sala del hospital de la cárcel de Leopoldov, donde el obispo transcurrió los últimos días de su vida, recibió los últimos sacramentos, como siempre deseó y murió el día de su cumpleaños. 
Sus restos reposan hoy en la cripta de la catedral greco-católica de San Juan Bautista de Presov. En 1990, el Estado le concedió la medalla de la Orden de T.G. Masaryk de 2º grado y la cruz de Pribina de 1º grado. Fue beatificado por san Juan Pablo II en noviembre del 2001.