24 de julio de 2015

Beato MODESTINO DE JESÚS Y DE MARÍA MAZZARELLA. (1802-1854).


Martirologio Romano: En Nápoles, ciudad de la Campania, beato Modestino de Jesús y de María (Domingo) Mazzarella, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que, cercano siempre a toda clase de pobres y afligidos, al asistir a los moribundos en tiempo de cólera murió contagiado de la misma enfermedad.

Domingo Mazzarella, nació en Frattamaggiore, provincia de Nápoles, en la diócesis de Aversa, en el seno de una familia de humildes artesanos. A la edad de dieciséis años fue acogido gratuitamente en el seminario de Aversa. Atraído luego por la austera vida de los franciscanos del vecino convento de Grumo Nevano, en 1822 vistió el hábito franciscano en el convento de Piedimonte Matese (Caserta), e hizo el año de noviciado en el convento de Santa Lucía del Monte, Nápoles. En 1824 emitió la profesión religiosa y, después de un regular curso de estudios filosóficos y teológicos hechos en los conventos de Grumo Nevano, Portici y Santa Lucía del Monte, fue ordenado de sacerdote en 1827, en la catedral de Aversa.
Empeñado rápidamente en el ministerio de la predicación y en la celebración del sacramento de la reconciliación, el P. Modestino de Jesús y María ejerció también, con una dedicación ejemplar, el oficio de guardián (superior) en los conventos de Mirabella Eclano (Avellino) y de Pignataro Maggiore (Caserta). En 1839 fue trasladado al convento de Santa María de la Sanità, Nápoles, situado en uno de los barrios más populares de la ciudad, en donde permaneció hasta el día de su muerte, ejerciendo un provechoso y admirable ministerio sacerdotal, sobre todo en favor de los más pobres y enfermos. Se distinguió particularmente por su celo en la defensa de la vida naciente y en la difusión de la devoción a la santísima Virgen bajo la advocación de “Madre del Buen Consejo”, que llevaba en el corazón desde los años de su juventud.
En 1854, afectado por el cólera contraído mientras asistía a las víctimas de esa epidemia, después de haber pedido perdón a los hermanos e invocado con fervor a la Madre del Señor, murió, con gran pesar de sus numerosos beneficiados y de toda Nápoles. El alcalde de la ciudad, el príncipe de San Agapito, al saber la noticia de la muerte del P. Modestino, exclamó conmovido: “Hemos perdido el consuelo de Nápoles”. Fue beatificado por Juan Pablo II en enero de 1995.