24 de julio de 2015

San JOSÉ FERNÁNDEZ DE VENTOSA. (1775-1838).


Martirologio Romano: En la ciudad de Nam Dinh, en Tonquín, san José Fernández, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, decapitado a causa de su fe en Cristo, siendo emperador Minh Mang.

Nació en Ventosa de la Cuesta (Valladolid), en el seno de una familia de labradores. Ingresó en el convento de los dominicos de San Pablo de Valladolid, en 1794, donde hizo el noviciado, profesó y recibió la ordenación sacerdotal (1799). Con motivo de su ordenación sacerdotal efectuó un breve viaje a casa de sus padres, para despedirse ya que marchaba como misionero.
En 1805, fue enviado a las misiones del Vietnam del Norte, donde llegó a pie, después de un penosísimo viaje que le dejaron profundas huellas en su salud para siempre. Durante 30 años se dedicó a la predicación sobreponiéndose a la disentería que le llevó al borde de la muerte y fue nombrado vicario provincial. Su mansedumbre y humildad ganó muchas almas para Cristo.
Cuando estalló la persecución del emperador Minh-Manh, en un refugio se encontró con el sacerdote san Pedro Nguyen Ba Tuan, que le ayudó en todo y nunca más se separaron. En 1838 fueron hechos prisioneros; Pedro fue martirizado y a él, le encerraron en una jaula en la que no podía moverse, por lo que se le paralizaron las manos. Tuvo un gran alivio cuando se encontró con los obispos dominicos santos fray Clemente Ignacio Delgado y fray Domingo de Henares encarcelados también en las mismas mazmorras. Inmóvil en aquella jaula, José cayó en un estado lastimoso a causa del hambre, hasta que un cristiano logró llevarle comida, aunque como tenía paralizada las manos, le tenían que dar de comer. Durante los interrogatorios quisieron que pisaran la cruz a lo cual él se negó. Fue sentenciado y después de una dolorosa pasión, le decapitaron. Fue canonizado el 19 de junio de 1988 por el papa Juan Pablo II.