13 de julio de 2015

Beato FERNANDO MARÍA BACCILIERI. (1821-1893).


Martirologio Romano: En Galeata, cerca de Bolonia, en Italia, beato Fernando María Baccilieri, presbítero, que consagró su vida a la formación, bajo todos los aspectos, del pueblo que se le había encomendado, y fundó la Congregación de las Siervas de María, cuya misión es ayudar a las familias pobres y, sobre todo, a la formación de las jóvenes.

Nació en Reno Finalese, Módena (Italia). Fue ordenado sacerdote en la diócesis de Ferrara en 1844; se dedicó a las misiones populares, a la predicación cuaresmal, dedicándose a la dirección espiritual y al mismo tiempo que fue profesor de italiano y latín en el seminario de Finale Emilia. En 1848 comenzó los estudios de Derecho en la Pontificia universidad de Bolonia, donde obtuvo el doctorado en Derecho canónico y civil. 
En 1851 le fue confiada la parroquia de Galeazza Pepoli en la diócesis de Bolonia, donde estaría hasta su muerte. Ejerció su ministerio durante 41 años, humilde y trabajador, experimentado director espiritual y predicador, que se volvió extraordinariamente eficaz, preparada en el estudio y la oración. En 1867, afectado por una afonía, continuó la enseñanza catequética con la ayuda de colaboradores, dedicándose con mayor intensidad a la dirección espiritual y al ministerio de la reconciliación, pasando muchas horas en el confesionario. Convencido de la eficacia de las misiones populares, llamaba a los Redentoristas y a los Franciscanos para que colaboren con la predicación y la orientación de los feligreses. Solicita la participación de los laicos en la vida parroquial, logrando la colaboración de jóvenes voluntarios para ayudar a familias pobres, asistir en el servicio litúrgico y apoyar en la educación a la mujer. 
Fundó un instituto religioso, las Mantelatas Servitas de María de Galeazza, con el fin de hacerse cargo de la educación de las niñas pobres en el centro educativo que había construido cerca de la iglesia parroquial. La congregación surgió de la Cofradía de la Virgen de los Dolores, erigida en 1852, luego, en 1856, el instituto se convirtió en Tercera Orden, permaneciendo las jóvenes en sus hogares, pero viviendo sus votos de castidad, pobreza y obediencia. Constatando la necesidad de tener unido a este grupo de jóvenes consagrada, abrió un convento cerca da la casa parroquial. El Instituto recibió la aprobación diocesana en 1899 y, en 1939, la aprobación pontificia. El trabajo de estas Religiosas se ha extendido por Italia, Alemania, Brasil, Corea del Sur y la República Checa. Este hombre de Dios, apóstol de la confesión, murió Galeazza.