9 de julio de 2015

Beata MARÍA DE JESÚS CRUCIFICADO PETKOVIC. (1892-1966).


Martirologio Romano: En Roma, beata María de Jesús Crucificado Petkovic, virgen, que habiendo nacido en Blato, en la isla de Korcula, en Croacia, se dedicó a la oración y a las obras de misericordia, y para servir especialmente a los pobres, enfermos y abandonados, fundó la Congregación de las Hijas de la Misericordia, que agregó a la Tercera Orden de San Francisco.

Nació en Blato, en la isla de Korkula (Croacia). Desde muy joven al ver el sufrimiento, el hambre y la penuria de la gente, decidió esforzarse por los pobres. En 1906, se asoció a las Hijas de María, de la que llegó a ser presidenta. Leyendo las palabras del "Joven rico" sintió la vocación religiosa. Formó parte de la Tercera Orden Secular de San Francisco.
Impulsada por un vivo deseo de ayudar a los necesitados, y siguiendo las orientaciones del obispo de Dubrovnik, en 1919 fundó la Congregación Franciscana Hijas de la Misericordia, para "la educación e instrucción de la juventud femenina". En 1956 la Congregación llegó a ser de derecho pontificio y fueron aprobadas sus constituciones. Trató de transmitir a todas sus hijas a "seguir a Cristo, escuchar a Cristo, humillarse en Cristo, sufrir silenciosamente en Cristo, arder en Cristo, perdonar en Cristo, amar en Cristo, sacrificarse en Cristo... porque no hay verdadero amor sin sacrificios y sufrimientos por la persona amada. Cristo con la cruz y el sufrimiento ha salvado al mundo entero".
La madre Petkovic estuvo siempre entregada a los pobres, marginados y despreciados, porque reconocía en ellos el rostro de Jesús doliente. Su vida se puede resumir en dos palabras: "Oración y apostolado". La fama de santidad, de la que gozó durante su vida, se confirmó también después de su muerte acaecida en Roma. Fue beatificada en Croacia el 6 de junio de 2003.