16 de julio de 2015

Beata IRMENGARDIS. (833- 866).


Martirologio Romano: En el monasterio de Frauenwörth, junto al lago Chiemsee, en Baviera, beata Irmengarda, abadesa, que desde su más tierna infancia, despreciando el esplendor de la corte, se entregó al servicio de Dios, consiguiendo que otras muchas vírgenes siguieran al Cordero.

Nació en Ratisbona (Regensburg), junto a Chiemsee. Era hija de Ludovico el Germánico; biznieta de Carlomagno. Ermengarda tuvo tres hermanas y dos hermanos. Junto con sus hermanas, fue educada en el monastrio de Buchau (Suabia). Mas tarde, se hizo benedictina y se fue a vivir a la abadía de Frauenwörth, situada en una isla en el lago de Chiemsee (Baviera, cerca de Salzburgo); este convento fue fundado por ella. Ermengarda, al fundar su convento, lo dispuso como un lugar al servicio de la fe. Quería que se extendiera el Reino de Dios por el mundo. Fue ejemplo para otras mujeres que se hicieron religiosas. Fue la primera abadesa, elegida por su padre, y se distinguió por su piedad de vida. 
Sufrió de artritis desde edad muy temprana. Sus dolores fueron también morales. Supo de la sublevación de su hermano Carlomán contra el padre (Ludovico "el Germánico"), en 862, que se unió al dux eslavo Ratislav, guía de checos y moravos y constructor del gran imperio eslavo. El movimiento coincidió con una nueva agitación de los abodritas (eslavos) y una incursión normanda en Sajonia, a las que se debió hacer frente, así como a la primera aparición de jinetes magiares en los confines de Baviera, que será asolada por las "sagitae hungarorum" entre 910 y 955 (resonante triunfo de Otón I en Lechfeld, sobre los magiares). Sus restos reposan en la capilla del monasterio. Pío XI confirmó su culto en 1928.