4 de junio de 2015

San PETROCO DE GALES. M. c. 594.

(Perec, Petrock, Petroco, Pedrog, Perreux, Petroc).

Martirologio RomanoEn Cornualles, san Petroco de Gales, abad.

Según la leyenda nació en Gales, Gran Bretaña, siendo el menor de los hijos (en otros santorales dice que era el hermano) del rey san Gundleo de Glywysing (la actual Glamoran). Las sagas cuentan que a la muerte de su padre, la gente de Glywysing quería que Petroc asumiera el trono, pero él rechazó la oferta, pues había decidido seguir su vocación religiosa, de modo que se marchó a estudiar a Irlanda y fue monje de la abadía de Bangor. 
Después de varios años Petroc regresó a Gran Bretaña, entrando a Cornualles, en la parte suroccidental de la isla, por el río Camel. Ahí conoció a un ermitaño, san Guetnoco, quien le cedió su celda para que fundara un monasterio en ese lugar, llamado Llanwethinoc. Allí fundó un monasterio llamado Petrocston (Padstow). Permaneció como abad durante 30 años.
Después de ese tiempo realizó una peregrinación a Roma. Al regresar, casi al llegar a la isla, comenzó a llover, y Petroc predijo que escamparía pronto. Sin embargo, la lluvia se prolongó por más de tres días. Como penitencia por haberse atrevido a vaticinar el clima de Dios, Petroc regresó a Roma, y de ahí marchó a Tierra Santa y más allá, hasta la India, donde vivió durante siete años en una isla.
Tras largo tiempo Petroc volvió de nuevo a Gran Bretaña acompañado por un lobo que había sido su compañero en India. Ahí se retiró a vivir como ermitaño en los bosques de Nanceventon. Cierto día, un venado herido buscó refugio con Petroc, quien lo protegió de su cazador, el rey san Constantino de Dumnonia. Al intercambiar palabras con él ambos encontraron buena comunicación, en tal grado de que Petroc terminó convirtiendo a Constantino al cristianismo. Con apoyo de este rey de Dumnonia, Petroc fundó un monasterio llamado Bothmena, o Abadía de Monjes, en el sitio donde se encontraba la ermita.
Falleció al encontrarse en uno de sus viajes; fue enterrado en Padstov y posteriormente sus restos fueron trasladados al monasterio de Bothmena. Tuvo como discípulos a santos Croidan, Medán y Degán, que se veneran con él el mismo día. En Bretaña se le venera con el nombre de Perreux. Es uno de los patronos de Cornualles.