6 de junio de 2015

San NORBERTO DE MAGDEBURGO. (c.1080/5 - 1134).

(al.: Norbert von Xanten).
Norte claro. Esplendor de Nior.

Martirologio RomanoSan Norberto, obispo, hombre de austeras costumbres y totalmente dedicado a la unión con Dios y a la predicación del Evangelio, que instituyó, cerca de Laon, en Francia, la Orden Premonstratense de Canónigos Regulares, y luego, designado obispo de Magdeburgo, en Sajonia, se mostró pastor eximio en la renovación de la vida cristiana y en la difusión de la fe entre las poblaciones vecinas.



Nació en el seno una noble familia alemana de Gennep de Santes o en Xanten, abrazó con poco espíritu el estado clerical (porque el segundogénito estaba destinado a la carrera eclesiástica), y vivió más como gran señor que como eclesiástico; entró en la corte del arzobispo Federico I de Colonia donde fue conocido por su virtuosismo en el manejo de la palabra y el cultivo de la poesía. Llegó a ser capellán canónico del emperador Enrique V. A los 31 años fue delegado imperial en la Dieta de Ratisbona y acompañó al monarca a Roma para la investidura, rechazando el obispado de Cambrai (1113). Sorprendido en el campo por una tempestad, un rayo lo derribó del caballo. Ante aquella lección de la muerte siempre al acecho, cambió de vida, se volvió a Dios, renunció a su canonjía y se consagró a predicar el evangelio, imitando la pobreza apostólica. Se fue en peregrinación a la abadía de Saint Gilles du Gard, para confesar sus pecados.
Otros autores dicen que su cambio se operó, cuando el emperador le ofreció el obispado de Cambrai, entonces él vio que no era licito aceptar una dignidad religiosa de tal envergadura sólo porque le placía a un soberano. Por ello tomó la decisión de trabajar en la reforma de las costumbres y del clero. Dejó la vida de corte y se hizo penitente en el severo monasterio de Freten, donde oró, estudió y humilló la soberbia. 
Fue ordenado sacerdote (1115) en Colonia y comenzó a predicar de ciudad en ciudad, exhortando a la pureza de costumbres y sobre todo a la paz civil. Por ello se le llamó "ángel de paz". Después de participar en el 1118 en el concilio de Hesse y después en el de Reims, el obispo de Laón, el beato Bartolomé de Vir, le confió la reforma del convento de los Canónigos Regulares de San Agustín y, como no lo consiguió, años más tarde se retiró a un desierto llamado Premostrado, donde fundó en 1120 -junto con un antiguo compañero, Burcardo, y san Hugo de Fosses- la Orden de los Canónigos Regulares Premostratenses, con el ideal de unir la vida comunitaria y litúrgica al trabajo apostólico (sus monjes son mitad monjes, mitad clérigos, bajo la regla agustiniana y algunos motivos benedictinos). 
Intentaron matarle varias veces. Mientras se dirigía a Spira para la Dieta del Sacro Imperio, fue elegido obispo de Magdeburgo (1126) por los habitantes de la ciudad que estaban en desacuerdo con el nombramiento de otro arzobispo. Al aceptar el cargo, dimitió como abad de Premotré. Trabajó celosamente por la reforma del clero y recorrió descalzo su diócesis sin dinero y confundiendo a los herejes y simoníacos. Predicó contra la herejía maniquea de Tanchelino y luchó para salvaguardar la libertad de la Iglesia frente a las injerencias de los monarcas. Obtuvo del Papado la extensión de su diócesis por Polonia, para poder predicar a los polacos, aunque parece que no alcanzó mucho éxito. Junto a santos Bernardo de Claraval y Hugo de Grenoble trabajó duramente para remediar el cisma provocado tras la muerte de Honorio II. El espíritu de oración lo manifestaba en la contemplación de las realidades divina, como afirma la Vida escrita por un miembro de su orden: "su valiente predicación era fruto de una meditación asidua y contemplativa de las cosas divinas". Murió en su sede episcopal agotado por la fatiga. Aunque siempre se la ha considerado fundador de la Orden de los Premostratenses, hoy en día se piensa más como el iniciador, pero el verdadero fundador se considera al beato Hugo de Fosses, quién fue el que le dio su característica de Orden religiosa y la regla. Patrón de Magdeburgo. 
En 1627, el emperador Fernando II trasladó sus reliquias a la abadía Premonstratense de Strahov, en Bohemia. El Papa Gregorio XIII lo reconoció oficialmente como santo en 1582. MEMORIA FACULTATIVA.