17 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:

san Isauro

Santos Isauro, Inocente, Félix, Herminio, Peregrino y  Basilio. s. III. 
Martirologio RomanoEn Apolonia, de Macedonia, santos Isauro, Inocente, Félix, Hérmio, Peregrino y Basilio, mártires.
Eran compañeros atenienses que por temor a la persecución se escondieron en una gruta en Apolonia (Macedonia) donde fueron descubiertos y decapitados. 

iglesia de Sta. Praxedes
Roma
Santos Blasto y Diógenes. s. III - IV. 
Diógenes: Nacido de Dios.
Martirologio Romano: En Roma, en la vía Salaria Antigua, «ad septem Palumbas», santos Blasto y Diógenes, mártires.
El Martirologio Jerominiano los celebra el 17 de junio. En las Actas de san Valentín, nos hablan de un tal Blasto, tribuno del emperador Claudio II el Gótico y condenado a muerte por ser cristiano (269), pero nada parece que se le pueda identificar con nuestro santo. De Diógenes se conserva una inscripción sepulcral del presbítero Marea, en la que anota una violación de la tumba del santo durante el asedio de Vitige (536).
Se sabe que fueron enterrados en la iglesia de San Juan mártir en la vía Salaria “as septem palumbas” (en Acqua Acetosa), y fueron venerados como atestiguan los Itinerarios medievales. Sus cuerpos fueron trasladados por el papa Pascual I a la basílica de Santa Praxedes, tal como aparece en el catálogo marmóreo; otras reliquias se encuentran en la iglesia de San Marcelo en la vía Lata como se demuestra de una inscripción de los siglos XI-XII.

Besançon
San Antidio de Besançon. M. c. 411. 
(Antel, Antible, Antido, Tude. fr.: Antide de Besançon).
Martirologio Romano: En Besançon, en la Galia Lugdunense, san Antidio, obispo y mártir, que fue condenado a muerte, según la tradición, por Croco, rey de los vándalos.
Nació en el seno de una familia galo-romana. Ingresó entre el clero de la catedral de Saint-Etienne de Besançon y fue discípulo y sucesor de Frominio como obispo de Besançon. Fue mártir por una horda de vándalos al mando del rey Groco, en un lugar llamado Ruffey, que antes de decapitarlo, para mayor escarnio y humillación ante sus fieles, lo despojó de sus ornamentos sagrados. 

San Himerio de Amelia. M. c. 560. 
(Himerio de Cremona. it.: Imerio di Amelia).
Vuestro
Natural de Bruzio (hoy Calabria). Primero fue anacoreta. Llegó a Amelia, ciudad de la provincia de Terni, como monje y fue elegido obispo de la ciudad. Parece ser que vivió en austeridad, pero se conservan muy pocos datos de su vida. Sus reliquias se encuentran en Cremona. Patrón de Cremona. 

Santos Botulfo y Adolfos. VII. 
(ing.: Botwulf of Thorney).
(hol.: Adolf van Utrecht). Lobo noble. Guerrero noble.
Eran hermanos e hijos de nobles sajones. Estudiaron y se hicieron benedictinos en la Galia belga. Se dice que Adolfo fue obispo; Botulfo regresó a Inglaterra donde llegó a ser uno de los más grandes misioneros del siglo VII. Fundó la abadía de Ikanhoe en Liconlnshire, de donde fue abad. Alrededor de esta abadía creció la ciudad de Boston (contracción de Botolf´town). Esta pequeña ciudad inglesa es la madrina de la gran ciudad norteamericana, capital del estado de Massachusetts. Más de 70 iglesias se le han dedicado en Inglaterra. Las reliquias de nuestro santo fueron repatriadas por san Etelwoldo, obispo de Winchester, y repartidas entre las abadías de Ely y de Westminster. 

Beata Eufemia de Altenmünster. M. 1180. 
(al.: Euphemia von Altomünster).
Buena fama o reputación.
Hermana de la beata Matilde, abadesa de Diessen y de la reformadora del monasterio de Admont, Inés; hija de los condes de Andechs, Bertoldo II y Sofía. Se hizo benedictina en Altenmünster en Baviera de donde fue abadesa. Está sepultada en Diessen junto a su hermana santa Matilde. 

San Pedro Da. (1802 - 1862).  
Piedra firme. Roca.
Martirologio Romano: En el lugar de Qua Linh, en Tonkín, san Pedro Da, mártir, el cual, de oficio carpintero y sacristán, tras ser sometido a muchos y crueles tormentos en tiempo del emperador Tu Duc, permaneció firme en la profesión de su fe, por lo que finalmente fue arrojado a las llamas.
Nació en Ngoc-Cuc, Vietnam. Maderero y sacristán. Fue arrestado en 1861, y fue desterrado a Quang-Linh, donde se mantuvo firme en la fe en medio de los más atroces tormentos; fue decapitado en la cárcel durante la persecución del emperador Tu Duc. Lo canonizó el papa Juan Pablo II el 19 de junio de 1988.