12 de junio de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Felipe de Palermo. M. 130.
(it.: Filippo di Palermo).
Amigo de los caballos o del alto 
Nació en Palermo en el seno de la noble familia de los Septimios. Nació por las oraciones de Felipe de Agira. A los 8 años fue llevado ante el santo para pedirle su bendición. En su ciudad fue consagrado diácono y después, cuando murieron sus padres, marchó para Agira y vivió bajo la dirección del santo maestro Felipe. Murió muchos años después que su maestro y fue sepultado en Agira que lo eligió como copatrono.
Todo esto es leyenda de una leyenda, ya que san Felipe de Agira vivió en el siglo V. 

Mártires romanos
San Basílides. M. 303. 
Real, hijo del monarca.
Martirologio Romano: En Lorium, en la vía Aurelia, a doce miliarios de la ciudad de Roma, san Basílides, mártir.
En el antiguo Martirologio Romano estaba este elogio: "En Roma, sobre la vía Aurelia, nacimiento de los santos mártires Basílides, Cirino, Nabor y Nazario, soldados que fueron encarcelados en la persecución de Diocleciano y Maximino, bajo el prefecto Aurelio, a causa de la confesión del nombre cristiano, y fueron desollados y decapitados". Lorium era una villa etrusca a 19 kms al oeste de Roma en la vía Aurelia.
A pesar de todo esto parece que este grupo deriva de la confusión de sus nombres en el martirologio; por esta razón y a falta de datos, su culto universal se ha suprimido desde 1969. 

San Odulfo. M. c. 855. 
(hol.: Odulfus, Odulphus, Odulp, Olof, Oelbert, Oel)
Martirologio Romano: En Utrecht, en la región de Gueldres, en Lotaringia, san Odulfo, presbítero, que evangelizó al pueblo de Frisia.
Nació en Oorschot al norte de Brabante (Holanda); fue educado en la escuela de Utrecht, distribuyó sus bienes a los pobres para vestir el hábito monástico en el monasterio de San Martín de Utrecht y allí fue ordenado sacerdote. Fue nombrado canónigo de Utrecht por san Federico, que le envió a la evangelización de Frisia, cuyos habitantes sólo se hallaban parcialmente convertidos. Muchos años pasó san Odulfo en aquellas tierras y trabajó con muy buenos frutos. De acuerdo con las viejas crónicas, convertía a sus auditorios por medio de reiteradas instrucciones, prédicas, pláticas y admoniciones que condujeran a las gentes por el camino de la verdad. 
Fundó un monasterio de canónigos agustinos en Saboreen o Stavoren. A pesar de las reiteradas invitaciones para que regresase a su país, perseveró en su tarea de misionero hasta una edad muy avanzada. Sólo entonces regresó a Utrecht, donde murió. Su cuerpo desapareció de la sepultura, quizá robado durante una incursión de los nórdicos y llevado a Inglaterra donde fue sepultado de nuevo, en la abadía de Evesham, en el año de 1034. Tiene culto local.

fresco en el monasterio
del Espíritu Santo. Ocra
San Plácido de Amiterno. M. 1248. 
(it.: Placido di Ocre, Placido di Val d’Ocre).
Tranquilo, manso, suave. 
Martirologio Romano: Cerca de Ocra, en los Abruzos, beato Plácido, abad, que primero eremita en una cueva, reunió después a numerosos discípulos suyos en el monasterio del Espíritu Santo.
Nació en Rodio, cerca de Amiterno en los Abruzzos. Era campesino, y como quisiera leer y escribir, acompañaba a los escolares durante el camino y se hacía repetir las lecciones hasta que se las aprendía. Decidió que la vida del campo no era para él y se marchó en peregrinación a Santiago de Compostela, permaneciendo una año junto a la tumba del apóstol. Regresó muy enfermo, de manera que estuvo paralizado y sólo podía mover la cabeza, y así permaneció cinco años. Cuando pudo ponerse en pie, hizo una peregrinación a Roma y al santuario de San Miguel en Gargano. 
Se quiso alejar como ermitaño en el monte Corno, pero se dio cuenta que la vida solitaria no era para él. Se hizo benedictino, pero el hábito no le evitó las tentaciones del acoso de una mujer, que le obligaron a refugiarse en un roquedal en la ciudad de Ocra. Se le unieron muchos discípulos y fundó para ellos un monasterio dedicado al Espíritu Santo bajo la regla cisterciense. Fue su abad hasta su muerte. Se dice que tuvo el hábito de dormir de pie. Tiene culto local.