14 de marzo de 2015

Beata MARÍA JOSEFINA DE JESÚS CRUCIFICADO. (1894-1948).

(Josefina Catanea).

Martirologio Romano: En Nápoles, Italia, beata María Josefina de Jesús Crucificado (Josefina) Catanea, virgen de la Orden de las Carmelitas Descalzas.

Nació en Nápoles, en el seno de una familia de la nobleza: los marqueses Grimaldi. Desde muy joven sintió la vocación religiosa, y tuvo que vencer las dificultades del afecto por sus familiares y de su precaria salud. Ingreso e el monasterio de Carmelitas Descalzas de Santa María de “Ponti Rossi” en Nápoles, donde se destacó por su espíritu de humildad, de obediencia, pobreza, y caridad para con todos. 
Recibió como un don de Dios las enfermedades que le atacaron progresivamente y que la llevaron al borde de la muerte, como una forma grave tuberculosis en la espina dorsal, con dolores en las vértebras que la paralizó completamente. Fue curada milagrosamente por una reliquia de san Francisco Javier. No tardó en extenderse su fama por los carismas particulares que le asistían, como los dones taumatúrgicos, y por la curación milagrosa.
Muchos sacerdote, laicos, nobles y humildes se acercaban a ella para buscar ayuda espiritual. A ella, no le gustaban estas visitas y por obediencia recibía a todos y a todos les consolaba y convertía llenándoles el corazón con una profunda paz. 
Su abnegación prosiguió, también cuando llegaron otras enfermedades, obligándola a estar en una silla de ruedas, crucificándose con Jesús por la Iglesia y por las almas. Fue subpriora y priora. Por obediencia y por consejo de su director espiritual, escribió su “Autobiografía” y su “Diario”, así como numerosas cartas y exhortaciones para las religiosas. Murió en Nápoles después de dolorosísimas enfermedades que la dejaron ciega y que ella ofreció, sonriente, como altar de sacrificio por las almas. Aunque murió un 14 de marzo, su festividad litúrgica se celebra el 26 de junio, aunque en el Martirologio Romano en su edición española aparece el 14 de marzo. Fue beatificada el 1 de junio de 2008, por Benedicto XVI.