19 de junio de 2015

Beata ELENA AIELLO. (1895 - 1961).

Resplandeciente.

Martirologio Romano: En Roma, beata Elena Aiello, virgen, fundadora de las Hermanas Mínimas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo.

Nació en Montalto Uffugo (Cosenza, Italia), en el seno de una modesta familia: su padre era sastre. En 1920 intentó entrar en las Hermanas de la Preciosísima Sangre, para lo que se dirigió al noviciado que estas religiosas tenían en Pagani. Tuvo que volver a Montalto por muy graves problemas de salud, sufrió una operación sin anestesia y fue enviada a su casa para morir, cuya curación atribuyó a la intercesión de Santa Rita de Casia.
En marzo de 1922 mientras practicaba en privado la devoción de los trece viernes de San Francisco de Paula, recibió los estigmas al tiempo que su rostro sudaba sangre. Desde entonces la efusión de sangre en su cara es un fenómeno que se repetirá cada viernes de marzo y especialmente en Viernes Santo; al fenómeno físico del sangrado se unía el dolor, la privación de los sentidos, el hablar proféticamente en nombre de Jesús, de María o de San Francisco de Paula. Son conocidas sus profecías a Mussolini que le vaticinó su trágico destino.
En 1928 con Gina Mazza dan inicio en Cosenza a las Mínimas de la Pasión (Suore Minime della Passione di Nostro Signore Gesù Cristo), con el objetivo de honrar la Pasión del Señor y socorrer espiritual y materialmente a los pobres, especialmente a la infancia necesitada. El instituto obtuvo el reconocimiento de derecho pontificio en 1948. La Madre Elena instituyó orfanatos y, abrió un Instituto para garantizar un futuro para las muchachas que debían abandonar el orfanato. Marchó a Roma para abrir una nueva casa y allí murió. Fue beatificada por SS Benedicto XVI el 14 de septiembre de 2011.