25 de mayo de 2015

San ALDELMO DE SHERBORNE. (c.639 - 709).

(Adelmo, Aldhelm, Aldhelmo)
Yelmo viejo o grande

Martirologio Romano: En Inglaterra, san Aldelmo, obispo, quien, varón célebre por su doctrina y escritos, había sido abad de Malmesbury y después fue nombrado primer obispo de Sherborne, entre los sajones occidentales.


Natural de Wessex. Provenía de una familia de la nobleza sajona. Era primo del rey san Ina. Tuvo como primer maestro al monje irlandés san Maidulfo. Se hizo monje en Malmesbury. Probablemente cuando ya era sacerdote finalizó sus estudios en Canterbury, bajo la dirección de san Adrián de Canterbury y, en la escuela de san Teodoro de Tarso, arzobispo de Canterbury. Estudió jurisprudencia, métrica, astronomía y cálculo; también recibió una sólida educación sobre las Escrituras, latín y literatura clásica. Se le confió la dirección de la escuela de Malmesbury y, en el 675, fue elegido abad cuando murió san Maidulfo. 
El obispo de Winchester, Leuterio, le donó el terreno necesario para el desarrollo de la abadía. Aldelmo agrandó la iglesia primitiva consagrada al Santísimo Salvador y a los santos Pedro y Pablo, y edificó otras dos, una en honor de María y otra en honor de san Miguel Arcángel. Durante el pontificado de san Sergio I marchó a Roma, cuando regresó a su patria trajo consigo el privilegio de exención de su monasterio, puesto bajo la directa dependencia de la Santa Sede. Impulsó los estudios y el arte y en los 30 años de su gobierno llevó a su monasterio a un gran esplendor. Se prodigó en la evangelización de la región con cantos populares en lengua vulgar. En las disputas disciplinarias con los bretones (celtas) fue defensor de la causa romana y apóstol de paz.
Dividida en dos la gran diócesis de Winchester, única para los sajones occidentales (Wessex), en el 705, fue nombrado primer obispo de Sherborne, y por voluntad de sus monjes, siguió como abad de su monasterio. Fue el primer anglosajón que se distinguió como estudioso y como poeta latino; ninguna de sus poesías en inglés ha sobrevivido. Su amor a los libros es uno de sus aspectos más atrayentes; ha sido descrito como el primer bibliotecario inglés. Escribió un libro "De la Virginidad" dedicado a santa Hildeliva; un tratado de métrica latina: la "Carta a Arcicius", que incluye 101 enigmas y además escribió poemas en anglosajón. Durante una visita pastoral, murió en el pueblo de Doulting (Somersetshire). Fue sepultado en la iglesia de San Miguel de Malmesbury.