26 de mayo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Simitrio. M. 159. 
Gemelo, prudente
Martirologio Romano: En Roma, en el cementerio de Priscila, en la vía Salaria Nueva, san Simitrio, mártir.
Grupo de 23 mártires romanos arrestados mientras oraban en la iglesia de Santa Práxedes y que fueron decapitados sin proceso durante el imperio de Antonino Pío. Se dice que Simitrio era presbítero y que fue detenido mientras celebraba la Eucaristía. 

San Eleuterio. Papa (175-189). M. 189. 
Libre.
Martirologio Romano: También en Roma, san Eleuterio, papa, a quien los famosos mártires de Lyon, en aquel tiempo prisioneros, escribieron una célebre carta sobre el mantenimiento de la paz en la Iglesia.
Natural de Nicópolis (Prerensa en Albania). Fue diácono del papa san Aniceto. Sucedió a san Sotero. Combatió a los valentinianos, marcionitas, montanistas y severianos. Emitió varios decretos importantes contra los montanistas. Se piensa que varias actuaciones atribuidas a san Eleuterio, obispo de Iliria, serían de este pontífice. Se le atribuye la condena de la abstinencia practicada por los grupos rigoristas y entabló relaciones con san Lucio, rey de los britanos, que pensaba convertirse al cristianismo, pero este último caso es una leyenda.
Se cree, aunque no consta, que fue martirizado, aunque se dice que fue arrojado a un horno ardiente pero salió sano y salvo para ser decapitado por el verdugo; tampoco es cierta la historia que dice que envió misioneros a Britania. Le sucedió san Víctor I. Su cuerpo fue sepultado junto a la tumba de san Pedro en el Vaticano. 

San Prisco de Auxerre. M. c. 272. 
(fr.: Prisque o Prix)
Viejo, venerable
Martirologio Romano: En el territorio de Auxerre, en la Galia, martirio de san Prisco y sus compañeros.
Prisco era oficial del ejército romano; varios soldados a su mando y un cierto número de ciudadano de Besançón, fueron martirizados en Auxerre en el lugar donde se habían escondido. Se dice que fue apóstol de Puisaye, junto con su discípulo san Coto. Gracias a los esfuerzos de san Germán, el culto de estos mártires se extendió mucho en Auxerre. Las ciudades de Besançon y Sens celebran todavía la fiesta de san Prisco.

Santa Felicísima de Todi. M. 303. 
(it.: Felicissima).
Muy feliz.
Martirologio Romano: En Todi, de la Umbría, santa Felicísima, mártir.
Mártir junto con Heraclio y Paulino, durante la persecución de Diocleciano, con toda probabilidad en Todi (Umbría). Su presunto “cuerpo santo” se venera en la catedral de Schio (Veneto, Italia). Esta santa es la misma santa Iluminada de Todi.

San Pardo de Larino. s. VII. 
Un grupo de expertos afirma que san Pardo fue obispo de Larino (Campobasso, Italia) en Molise, considerándolo el primero de la sede episcopal. Mientras que otro afirma que fue obispo de una ciudad del Peloponeso en Grecia (Mira) del cual la leyenda cuenta, que obligado a huir de su sede a causa de la persecución (quizás derivada de la iconoclastia), se refugió en Roma junto al papa Gregorio II.
El Pontífice le ofreció otra sede episcopal, pero él la rechazó, deseando vivir en soledad y penitencia en un eremo situado en Lucera (Foggia), donde vivió la santidad los últimos años de su vida. Es necesario decir que en aquel tiempo había una verdadera obsesión por parte de los fieles por tener en la propia iglesia el cuerpo de un santo o un mártir al quién venerar; por esto florecieron los hurtos o las apropiaciones más o menos violentas de dichas reliquias, de otros centros que las poseían, y que los hagiógrafos lo llaman “sacras rapiñas”.
Así los habitantes de Larino se hicieron con el cuerpo de san Pardo en el siglo X y construyeron una iglesia dedicada a él, que luego serí la catedral de la ciudad. Patrono de la ciudad y diócesis de Larino. Tiene culto local.

Santa Regintrudis. Beata. M. c. 750. 
Cuarta abadesa del convento benedictino de Nonnberg en Salzburgo. 

San Berengario de Saint-Papoul. M. 1093.
(Berencardus, Berenguer). 
Lanza protectora. 
Martirologio Romano: En el monasterio de Saint-Papoul, en la Galia, san Berengario, monje.
Nació en Toulouse; se hizo monje benedictino de Saint Papoul en Languedoc; después de haber sido ordenado sacerdote, fue maestro de novicios, limosnero y maestro de las obras de la abadía. Fue sobresaliente por su caridad y por su paciencia; poseyó el don de hacer milagros. Tiene culto local.

San Lamberto de Vence. (1080 - 1154). 
(Lamberto Pelloquin. fr.: Lambert de Vence).
Luz de la tierra, país ilustre.
Martirologio RomanoEn Vence, de la Provenza, san Lamberto, obispo, antes monje de Lérins, que cuidó de los necesitados y fue amante de la pobreza.
Lamberto Pelloquin nació en Riez en el seno de una familia noble; su madre murió cuando le dio a luz. Fue ofrecido como oblato a la abadía benedictina de  Lerins donde ingresó como monje. En el 1114, fue elegido obispo de Vence (Provenza) y gobernó su diócesis durante 40 años. Destacó por su dulzura de carácter. Tiene culto local.

San Andrés Kaggwa. (1856 - 1886). 
Varoníl. Varón, viril, hombre valiente. 
Martirologio Romano: En el lugar de Munyonyo, en Uganda, san Andrés Kaggwa, mártir, jefe de los timbaleros del rey Mwanga y familiar suyo, que, apenas convertido a Cristo, enseñó la doctrina del Evangelio a los paganos y a los catecúmenos, por lo cual fue cruelmente asesinado.
Nació en Unioro, Uganda. Cuando era muy joven fue capturado y convertido en esclavo, y llevado a la corte del rey Mutesa, donde sus cualidades le abrieron camino y obtuvo la libertad. Allí junto con su amigo Toli abrazó el Islam. Llegó a ser jefe de la banda musical del rey. Fue amigo íntimo del entonces príncipe Mwanga, que cuando fue rey le nombró gobernador de Kigowa. 
Junto con Toli conoció a los misioneros y decidieron hacerse cristianos. Bautizado en 1882 evangelizó a todos los de su entorno. Demostró una gran misericordia, socorriendo generosamente a los enfermos durante una epidemia. El primer ministro del rey pidió su cabeza y lo llamó “seductor de pajes”. 
Fue acusado de querer matar al rey, a lo que Andrés se negó, reafirmando su fe cristiana. Murió en Munyonyo, feliz de dar su vida por Cristo después de que fuera mutilado y luego decapitado. Sus restos fueron quemados. Fue canonizado por el beato Pablo VI el 8 de octubre de 1964.

San Ponciano Ngondwe. (1848 - 1886). 
Del mar.  
Martirologio Romano: En la aldea de Ttaka Jiunge, también en Uganda, san Ponciano Ngondwe, mártir, que, ministro del rey, recibió el bautismo cuando arreciaba la persecución y, encarcelado de inmediato, pereció traspasado con una lanza por el verdugo mientras era conducido al lugar del suplicio.
Natural de Bulino y tenía 38 años, pertenecía al clan Nyonyi. A los 13 años fue enviado al palacio real como paje, sirviendo a los diferentes monarcas luego fue miembro de la guardia real del rey Muanga de Uganda. Recibió el bautismo en medio de la persecución contra los cristianos, gracias a san Andrés Kaggwa y fue bautizado en 1885. 
Estaba en desgracia del rey porque no había cumplido bien una orden real. Recordaba el rey que Ponciano era cristiano, le propuso la apostasía, se negó a ello y se decretó que fuera con los demás a Namungongo, pero Ponciano preguntó por qué no podía morir en la corte en que había prestado sus servicios. Fue martirizado de un lanzazo en Tatka Jjiunge y su muerte fue ofrecida a los espíritus de los guardias reales fallecidos. 

San Agustín de Canterbury. M. c. 605. Apóstol de Inglaterra. Arzobispo de Canterbury.
Martirologio Romano: En Canterbury, en Inglaterra, sepultura de san Agustín, obispo, cuya memoria se celebra mañana. (Ver) 27 de mayo.