1 de abril de 2015

Santas ÁGAPE y QUIONIA. M. 304.


Ágape: Caridad. Amor en común. Banquete.
Quionia: Pureza

Martirologio Romano: En Tesalónica, de Macedonia, santa Ágape y santa Quionia, vírgenes y mártires, que en la persecución bajo el emperador Diocleciano, por no querer comer carne sacrificada a los ídolos fueron entregadas al prefecto Dulcecio, que las condenó a ser quemadas vivas.

Ágape vivía en Tesalónica con sus hermanas: Quionia e Irene. Sus nombres: Ágape = Caridad; Quionia = Pureza e Irene = Paz, nos hacen reflexionar sobre una leyenda. El emperador Diocleciano (otros autores dicen que fue el emperador Maximino) ordenó confiscar todos los bienes de la Iglesia y la destrucción de los libros sagrados; las tres hermanas fueron encontradas en posesión de los libros sagrados. 
Consignar se dice en latín "traditio" con lo cual las hermanas no traicionaron. Cuando el prefecto Dulcecio les preguntó de quién habían aprendido ideas tan extrañas, Quionia respondió: "De nuestro Señor Jesucristo". A Ágape durante el juicio, quisieron que comiera carne sacrificada a los ídolos, y ella se negó rotundamente: "Creo en el Dios viviente, y no perderé por una acción malvada todos los méritos de mi vida pasada". Murieron en la hoguera en Tesalónica. Mientras tanto Dulcecio supo que Irene tenía libros cristianos y no los había consignado como decía la ley. La interrogó de nuevo y ella dijo que cuando se había publicado el decreto del emperador contra los cristianos con otros muchos huyó a las montañas. Evitó involucrar a las personas que la habían ayudado y declaro que nadie excepto ellos sabían que tenían los libros: "temíamos más a nuestra gente que a otro cualquiera".
Irene, murió dos días más tarde, después de que fuera expuesta en un burdel y los libros sagrados fueron quemado públicamente. Sus "Actas" son auténticas. Junto a ellas también fueron interrogados: santos Agatón, Casia, Felipa y Eutiquia, que sufrieron la cárcel, pero estos nombres fueron añadidos después y probablemente no hayan existido.