26 de abril de 2015

San RAFAEL ARNÁIZ BARÓN. (1911 - 1938).

Medicina de Dios.


Martirologio RomanoEn el monasterio de san Isidoro de Dueñas, en España, san Rafael Arnáiz Barón, religioso de la Orden Cisterciense, que, aquejado todavía novicio por una grave enfermedad, soportó con gran paciencia su maltrecha salud, confiando siempre en el Señor.

Nació en Burgos (España) en el seno de una familia aristocrática de origen asturiana. Estudió en el colegio de la Merced de Burgos, dirigido por los jesuitas. Fue  congregante de María Inmaculada a quien tenía una especial veneración. En 1922, la familia se trasladó a Oviedo y él continuó sus estudios en el colegio de los jesuitas. En 1930 visitó el monasterio cisterciense de Dueñas y aquella visita le causó una gran impresión; volvió al año siguiente y dejó unos escritos con el título de "Impresiones de la Trapa". "Apología del trapense". "Meditaciones de un trapense". "Mi cuaderno y Dios y mi alma".
En 1932 se trasladó a Madrid, para estudiar arquitectura que era su gran pasión. Durante 1932 y 1933 realizó el servicio militar en el regimiento de zapadores y minadores. En 1934 ingresó en la trapa del monasterio cisterciense de San Isidro de Dueñas como oblato. A los cuatro meses tuvo que dejar el monasterio por culpa de una diabetes, y dos años más tarde regresó. 
Al estallar la guerra civil fue llamado a filas junto a otros monjes, pero fue declarado no apto para el servicio militar. Otra vez regresó a la Trapa, pero sólo para salir nuevamente dos meses más tarde debido a un fuerte deterioro de su enfermedad, mal atendida por un enfermero irresponsable que no la entendía. Tras ocho meses de nueva convalecencia, y sin estar recuperado, decidió volver al monasterio por última vez en 1937. Sufrió físicamente y fue purificado espiritualmente. Se unió al amor de Dios, y a la cruz de Cristo de forma heróica. 
 Murió en la enfermería de su querida Trapa. Había escrito: “La paz para el trapense es Dios y fuera de él no hay nada en una Trapa que merezca la pena”. “Hermano... hermano, ¡ama a Cristo!... lo demás, ¿qué más te da?”. Es conocido como el “Hermano Rafael”. Murió en Dueñas de un coma diabético. Fue canonizado por SS Benedicto XVI el 11 de octubre de 2009.