23 de abril de 2015

San JORGE "el Grande". M. c. 304.

Labrador.

Martirologio Romano: San Jorge, mártir, cuyo glorioso combate, que tuvo lugar en Dióspolis o Lidda, en Palestina, celebran desde muy antiguo todas las Iglesias, desde Oriente hasta Occidente.


El "Megalomártir" (“gran mártir”, le llama la Iglesia griega). Las noticias de su passio, considerada apócrifa por el decreto del papa san Gelasio I del 496, que la incluyó en el "Índice" de los libros prohibidos. Metafraste nos cuentan que el santo, nacido en Capadocia, instruido por su madre en la religión cristiana, habría tenido la valentía necesaria para destruir los ídolos y matar a sus sacerdotes. Luego, ya soldado y tribuno del ejército imperial, se enfrentó con el emperador Diocleciano que había ordenado que se adorase a los dioses imperiales. Jorge se dirigió con valentía al emperador: "Señor, ni he cumplido ni espero cumplir de ahora en adelante cuanto habéis ordenado por juzgarlo altamente injusto. ¿Por qué abuséis de los pobres y de las vírgenes? ¿Por qué, si hay libertad para adorar a dioses falsos, no debe haberla para adorar al único Dios verdadero?..."
El emperador atónito le respondió: "¿Te das cuenta, tribuno Jorge, lo que dices? ¿Sabes que puedo darte la muerte o por lo menos privarte de cuanto tienes?.
-No me importa nada todo esto. Mi vida es de Cristo, mi Dios y Señor, y El me ayudará... hasta que llegue a poseerle en el cielo donde espero ir..."
Diocleciano le hizo torturar hasta que murió decapitado en Lyda de Palestina. Su vida se convirtió en una leyenda, el caballero que mata al dragón para salvar a una doncella y que simboliza la fe venciendo al Mal para salvar a la Iglesia. "Sea para nosotros protector generoso en nuestra debilidad" dirá san Pedro Damián. Es el patrón de Georgia, Inglaterra, Portugal, Rusia, Aragón, Cataluña, Génova y otros muchos países y ciudades. MEMORIA FACULTATIVA.