7 de abril de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:

mártir (genérico)

San Pelusio. s. III.
(Peleusio).
Martirologio Romano: En Alejandría, de Egipto, san Pelusio, presbítero y mártir.
Según Abel Della Costa: “Comenzando por el "Martirologio Hieronymianum", este santo presbítero de Alejandría es mencionado, con las variantes gráficas de Peleusio y Pelusio, en todos los martirologios históricos representativos: Adón, Usuardo, Notkero, Beda, etc., aunque no en todos aparece como mártir. El primer Martirologio Romano adoptó el elogio que aun hoy transmite, es decir, «presbítero y mártir», pero no es posible ir más allá de esta noticia. Los bolandistas le dedican apenas unas diez líneas, y es para elucidar las variantes de presentación en los distintos martirologios. No hay rastros de sus actas”.

San Caliopio. M. 303. 
(Caliope, Calopio). 
Bueno.
Martirologio Romano: En Pompeyópolis, de Cilicia, san Caliopio, mártir.
Pertenecía a una familia senatorial de Perge en Panfilia y fue educado en el cristianismo por su madre Teoclia. Al comenzar la persecución de Diocleciano, se fue a Pompeyópolis en Cilicia donde, testigo de las orgías organizadas por el prefecto Máximo, se negó a participar profesándose cristiano. Máximo, intentando que abjurase, le prometió la mano de su única hija si sacrificaba a los dioses; Caliopio prefirió el celibato y el martirio. Fue arrestado, flagelado, torturado y encadenado en la cárcel. Distribuyó sus bienes, liberó a sus esclavos, su madre se unió con él en Pompeyópolis para morir con él: obtuvo del verdugo que su hijo muriese crucificado cabeza abajo.  

S. Rufino
diácono
Santos Mártires de Sinope. M. c. 310. 
Martirologio Romano: En Sinope, del Ponto, doscientos santos soldados mártires.
Según los menologios griegos san Rufino diácono, Aquilina y 200 soldados sufrieron martirio en la ciudad de Sinope, en el mar Negro, durante el imperio de Maximiano (305-311). Cuando Rufino fue encarcelado por confesar su fe cristiana, Aquilina, que debía ser una mujer de la ciudad de Sinope, quiso seguirle en su confesión de la fe, por ello, ella también fue detenida. En la prisión gracias a su predicación y milagros se convirtieron 200 soldados y todos fueron decapitados por la espada.
El Martirologio Romano sólo celebra hoy la festividad de los 200 soldados, no sabemos la causa de la exclusión de Rufino y Aquilina. El antiguo Martirologio celebraba en este día a san Rufino en un grupo de trece personas que comandaba el obispo Epifanio y que fueron martirizados en África.
ruinas de Pentápolis

Santos Teodoro, Ireneo, Serapión y  Ammonis. M. 310. 
Martirologio Romano: En Pentápolis en Libia, santos mártires, Teodoro, obispo, Ireneo, diácono, Serapión y Ammonis, lectores
Teodoro era obispo de Pentápolis en Libia, su diácono Ireneo y sus lectores: Serapión y Amonio; les cortaron la lengua, pero sobrevivieron y murieron de muerte natural; a pesar de ello son considerados mártires, durante el imperio de Galieno. 

Beata Ursulina Veneri de Parma. (1375-1410). 
Osita.
Nació en Parma. A los seis años comenzó a tener extraordinarias revelaciones. A los nueve años, Cristo le ordenó de ir a Aviñón a ver al antipapa Clemente VII, para que renunciara a su cargo. Dio a conocer sus primeras revelaciones y fue sometida a proceso inquisitorial, acusada de brujería. 
Se consagró a dar fin al cisma de Occidente pidiendo al papa Bonifacio IX que pusiera fin al cisma. Después de una peregrinación a Tierra Santa, en 1396. A su vuelta, vivió un tiempo en Venecia, admirada por todos por su virtud, pero se le negó entrar en Parma por el tirano Otón Terzi, porque temía que Ursulina contradijera su tiranía; fue desterrada a Bolonia, y murió en Parma donde fue a visitar a su madre. Parece que no fue nunca oblata benedictina como afirman algunos hagiógrafos.