2 de abril de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


San Affiano. M. c. 303. 
(Amfiano, Anfiano, Apfiano, Apiano).
Martirologio RomanoEn Cesarea de Palestina, san Affiano o Anfiano, mártir, que, viendo cómo en tiempo del emperador Maximino se obligaba al pueblo a sacrificar públicamente a los dioses, se acercó intrépido al prefecto Urbano y, asiéndole por el brazo, quiso impedir el rito, por lo cual, con los pies envueltos en lino empapado con aceite, le prendieron fuego y, aún vivo, fue arrojado al mar por los soldados.
Nos cuenta Eusebio de Cesarea que nacido en Gagas de Licia en el seno de una familia rica. Se educó en Berito e hizo consagración de su castidad. Rehusó a puestos de poder. Tenía 17 años cuando marchó a Cesarea de Palestina en el momento de la persecución de Maximino; entró en la casa del gobernador en el momento que éste sacrificaba a los ídolos y le criticó su idolatría, es apresado y un cristiano apóstata, llamado Urbano, le conminó a abjurar, él se negó hasta que fue salvajmente torturado hasta morir ahogado en el mar. Hermano de san Edesio. 

Santa Teodosia de Tiro. M. c. 307. 
(Teodora).
La que da a Dios; juicio de Dios.
Martirologio Romano: En el mismo lugar, pasión de santa Teodosia, virgen de Tiro, que en la misma persecución, habiendo públicamente saludado a los santos confesores de la fe que estaban delante del tribunal y pedirles que, al llegar al Señor, se acordasen de ella, fue arrestada por los soldados y conducida delante del gobernador, fue por su orden torturada con atroces suplicios y al final arrojada al mar
Entre los mártires de Palestina, a los que Eusebio de Cesarea conoció personalmente y cuyos sufrimientos describió, se cuentan dos, cuya tierna edad impresionó especialmente al escritor. Uno era Anfiano, joven de veinte años (tratado en la entrada anterior) y la otra era una muchacha de dieciocho años, llamada Teodosia.
Teodosia parece que también fue martirizada durante la persecución de Maximino. Eusebio describe así su triunfo: «A los cinco años de persecución, el ... cuarto día después de las nonas de abril, que era la fiesta de la Resurrección del Señor, llegó a Cesarea una joven muy santa y devota, llamada Teodosia, originaria de Tiro. Teodosia se aproximó a unos prisioneros que estaban esperando la sentencia de muerte delante del pretorio, con la intención de saludarles y, probablemente también, de pedirles que no la olvidasen al llegar a la presencia de Dios. Los guardias cayeron sobre ella como si hubiese cometido un crimen y la arrastraron ante el presidente, quien se dejó llevar por la crueldad y la condenó a terribles tormentos; los verdugos le desgarraron los costados y los pechos hasta dejar los huesos al descubierto. La mártir respiraba todavía y su rostro reflejaba una deliciosa sonrisa, cuando el presidente mandó que la arrojasen al mar».



San Víctor de Capua. M. 554. 
Vencedor.
Martirologio Romano: En Capua, ciudad de la Campania, también en Italia, san Víctor, obispo, conspicuo por su erudición y su santidad.
Obispo de Capua, Italia, desde 541 al 554. Su santidad y sabiduría fueron reconocidos ya desde al antigüedad. Beda el Venerable dice que san Víctor era «hombre doctísimo y santísimo». Y en el mismo sentido se expresan los hagiógrafos Adón y Usuardo. El propio Beda cuenta que el cálculo que Victor hizo de cómo debía computarse la fecha de Pascua fue recibido y aprobado por el Sínodo de Arlés, y da otros detalles de su vastísima obra.
Al cómputo pascual hay que añadir sus trabajos de exégesis y crítica textual bíblica, no menos importantes. Entre otras cosas realizó una cuidada copia de la Vulgata latina, así como las epístolas de Pablo en el orden en que se leía en las iglesias. Ese documento, que llegó a Alemania de la mano de san Bonifacio, fue la fuente de las traducciones posteriores, y es un testigo excepcional del texto latino antiguo. Fue el autor de varias obras, incluido el "Codex Fuldensis", "De la ciclooxigenasa paschali", y capítulos de "Resurrectione Domine". No recibió culto local en Capua. Ha permanecido su inscripción sepulcral. 

Beato Juanito Costa. (c.1456-1468). 
Dios es misericordioso. El que está en gracia de Dios. Admirable
Parece que nació en Tortona (Alessandria, Italia). Fue un joven pastor asesinado por odio a la fe por los judíos, en Volpedo, pero no hay pruebas. Sus reliquias se conservan entre Volpedo y Tortona. 

Beato Leopoldo de Gaiche. (1732-1815). 
(Giovanni Croci, Leopardo de Gaiche).
Valiente entre la gente. 
Martirologio Romano: En Spoleto, ciudad de Umbría, beato Leopoldo de Gaiche, presbítero de la Orden de Hermanos Menores, que estableció el santuario de Monte Luco.
Nació en Gainche (Perugia), en el seno de una familia de campesinos acomodados. Ingresó en los franciscanos y vistió el hábito el 19 de marzo de 1751 en el convento de San Bartolomé de Civitola. Ordenado sacerdote el 5 de marzo de 1757, fue profesor de Filosofía y Teología y misionero apostólico para los Estados Pontificios. Su constante amor al saber se aprecia por sus manuscritos. En todas sus misiones eran característicos los «despertadores», que tenían como misión despertar a los que vivían en pecado. Después de una impactante predicación organizaba entre la población actos penitenciales. Los frutos apostólicos fueron abundantes.
Dentro de la Orden de los Hermanos Menores fray Leopoldo desempeñó importantes oficios: fue guardián, custodio de Provincia y Ministro provincial de la Umbría. Instituyó los retiros sacros de desierto en el monte Luco. Durante la invasión napoleónica fue obligado a renunciar a su hábito y a aceptar una parroquia aunque tenía 77 años. Al caer el gobierno napoleónico, Leopoldo pudo retornar a su retiro, pero gozó poco de la paz del retorno: ya enfermo y sin fuerzas por la ancianidad, murió el 2 de abril de 1815. Tenía 83 años. Fue beatificado por León XIII el 12 de marzo de 1893.

Santo Domingo Tuoc. (1775-1839). 
Nacido el día del Señor.
Martirologio Romano: En el pueblo Xuong Dien, en Tonkín, santo Domingo Tuoc, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir en tiempo del emperador Minh Mang.
Nació en Trung-lao, Vietnam. Fue una de las primeras víctimas del rey Minh-Manh. Profesó en la Orden de Predicadores en el convento de Manila, en 1812. Después de recibir el sacerdocio, regresó a su patria, cuidando con mucho esmero la comunidad que se le había encomendado. Fue un hombre de oración, se pasó muchas noches junto al Señor. Le preguntaron que haría si cayera en manos de sus perseguidores, y respondió: “Mientras fuere posible, huir, más cuando esto no fuere posible, que se cumpliera la voluntad de Dios”.
Fue apresado por una banda de 40 hombres y se puso en manos de la Providencia. Enterados los cristianos de su prisión, se movilizaron para liberarlo. La banda al ver que el pueblo iba a por ellos, huyeron llevándose consigo a Domingo con la intención de matarle. Uno de aquellos forajidos le partió la cabeza con la espada, de lo cual murió invocando el nombre de Jesús, después de unas horas de agonía. Fue canonizado por Juan Pablo II el 19 de junio de 1988.

San Juan Pablo II. (1920-2005). Papa. (1978-2005). (Ver) 22 de octubre.