2 de abril de 2015

Beata MARÍA DE SAN JOSÉ ALVARADO. (1875-1967).


Martirologio RomanoEn Maracay, población de Venezuela, beata María de San José (Laura) Alvarado, virgen, que fundó la Congregación de Hermanas Agustinas Recoletas del Sagrado Corazón de Jesús, siempre solícita en su caridad a favor de las jóvenes huérfanas, de los ancianos y de los pobres abandonados.

Se llamaba Laura Evangelista Alvarado Cardozo. Nació en Choroni o Maracay (Venezuela), aunque pronto su familia pasó a vivir en Maracay. Su madre y su abuela se encargaron de su educación religiosa, ya que su padre era bastante frío en lo religioso. Tenía un fuerte temperamento, que fue el caballo de batalla de su vida. Era muy inteligente y tenía una memoria excepcional. La Eucaristía se convirtió en el eje de su vida. Como en Venezuela, no existía ningún monasterio, y no podía trasladarse a España, en 1892, hizo voto privado de virginidad. Desde entonces llevó un crucifijo colgado al cuello y se la conoció como  "la Niña del Cristo".
Con la llegada del sacerdote Vicente López Aveledo, comenzó la fundación de un hospital, a la que Laura, se adhirió, y será su primera directora. El grupo de mujeres que formaron se las conocieron comos "Las samaritanas". En 1901 se convirtió en fundadora de la Congregación de las religiosas Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús, que se llamaron al principio Hermanas de los Pobres Agustinas, dedicadas a la atención de los pobres en los hospitales y poco tiempo después a los niños huérfanos. Fue nombrada superiora general, y la Congregación se extenderá por toda Venezuela, con grandes dificultades económicas. En un momento que estuvo a punto de morir escribió: "Amemos a nuestras hermanas. Soportemos en silencio. No tengamos para ellas palabras duras e hirientes. Amaos las unas a las otras. ¡Oh, sublime caridad, sé tú el norte que guíe a nuestras hermanas!". Cuando dejó el cargo de superiora se retiró a su tierra natal dedicándose a las tareas más humildes. Murió  en Maracay (Venezuela) y su cuerpo permanece incorrupto. Es la primera venezolana elevada a los altares. Fue beatificada por Juan Pablo II el 17 de mayo de 1995.