20 de abril de 2015

Beatos FRANCISCO PAGE y ROBERTO WATKINSON. M. 1602.

(ing.: Francis Page). Libre, franco.
(ing.: Robert Watkinson). Famoso por la gloria.

Martirologio RomanoEn Londres, de nuevo en Inglaterra, beatos Francisco Page, de la Orden de la Compañía de Jesús, y Roberto Watkinson, presbíteros y mártires. Este último había sido ordenado apenas un mes antes, y ambos, por su condición de sacerdotes, fueron ajusticiados en Tyburn, en tiempo de Isabel I.

Francisco Page (1570 - 1602). Nació en Amberes, y pertenecía a una familia protestante inglesa. Estudió Derecho en Londres y al terminar la carrera se colocó en el bufete de un conocido abogado. Éste que era católico, estaba dispuesto a casarlo con su hija, si se convertía al catolicismo. Con este fin le explicó la doctrina católica el Padre Gerard s.j., entonces en la cárcel. Se convirtió al catolicismo y renunció a su proyectado matrimonio para hacerse sacerdote. Estudio en Douai y en el 1600, fue ordenado sacerdote. 
Enviado a la misión inglesa, se hospedó en la casa de santa Ana Line, la cual fue martirizada, en el 1601, precisamente por haber dado cobijo a sacerdotes católicos. Tras la muerte de santa Ana, todavía permaneció un año en Inglaterra, volviendo a Flandes para ingresar en la Compañía de Jesús. Vuelto a Inglaterra fue capturado y fue martirizado en Tyburn, Londres.

Roberto Watkinson (1579 - 1602). Nació en Hemingborough en Yorkshire, en el seno de una familia católica. Estudió en Richmond, y aquí se decidió por la vida sacerdotal. En 1599 marchó a Douai, de donde le enviaron a Roma, pero no le fue bien el clima de Roma y regresó a Douai donde fue ordenado sacerdote en 1602, con 23 años.
No llevaba más que unos días en Inglaterra cuando, mientras el médico lo visitaba, fue arrestado debido a la delación de un tránsfuga de Douai que lo había reconocido. En seguida fue procesado y condenado a muerte, fue ahorcado y descuartizado en Tyburn, Londres, junto a Francisco Page. 
Se cuenta que nada más llegar a Londres se le acercó en la calle un personaje de venerable aspecto que le dijo que en unos días acabaría su enfermedad. E igualmente se cuenta que estando en la cárcel celebrando misa en la mañana de su martirio lo rodeó una luz celestial desde la consagración a la comunión. Fueron beatificados el 15 de diciembre de 1929 por Pío XI.