15 de abril de 2015

Beato CESAR DE BUS. (1544 - 1607).

Que nació con cabellera. Corte.

Martirologio RomanoEn Aviñón, en el territorio de Provenza, beato César de Bus, presbítero, que, tras haberse convertido de la vida mundana, se entregó por entero a la predicación y a la catequesis, y fundó la Congregación de los Padres de la Doctrina Cristiana, para que diese gloria a Dios con la instrucción de los fieles.

Nació en Cavaillon en el seno de una familia noble, procedente del Milanesado. A los 18 años ingresó en la milicia como voluntario en la tropa del conde de Tende, lugarteniente real de Provenza. Era la guerra contra los protestantes. A pesar de ello no perdió su inocencia y su bondad, pero de vuelta a casa, cayó enfermo antes de enrolarse de nuevo. Curado, marchó a París y aquí perdió gran parte de su religiosidad e inocencia. Cayó enfermo y tuvo que regresar a su casa; sucesivamente murieron su padre y un hermano canónigo. Se tonsuró para obtener los beneficios simples de los que disfrutaba su hermano, pero sin tener verdadera vocación. La lectura de la vida de los santos le indujo a su conversión radical y se dedicó a una vida ascética, toda ella volcada en la caridad y la religión.
Fue ordenado sacerdote y se asoció con otros seis sacerdotes, canónigos, en la obra de ejercicios espirituales. Se dedicó a la predicación y al confesionario, a la catequesis y al apostolado de los hospitales. El contacto con las necesidades pastorales de su diócesis le hace Fundador de la congregación de sacerdotes seculares de la Doctrina Cristiana. Los asociados con él para la fundación fueron Miguel Pineli, canónigo de Aviñón, Juan B. Romillón de Isla, Jaime Tomás y Gabriel Miguel; los miembros de la congregación se obligan con voto simple de obediencia, que no los convierte en religiosos; fue aprobada en 1593. Fundó también las Hijas de la Doctrina Cristiana. Los últimos 15 años fueron de prueba para Cesar: perdió la vista, lo que llevó con gran paciencia; 18 meses antes de morir padeció atroces dolores que le duraron hasta el fin. Fue beatificado por el beato Pablo VI el 27 de abril de 1975.