10 de marzo de 2015

Santa MARÍA EUGENIA DE JESÚS MILLERET DE BROU. (1817-1898).

(Ana Eugenia Milleret de Brou. fr.: Marie-Eugénie Milleret).

Martirologio Romano: En París, en Francia, santa María Eugenia (Ana) Milleret de Brou, virgen, fundadora de la Congregación de Hermanitas de la Asunción, para la educación cristiana de niñas.


Nació en Metz (Lorena), en el seno de una familia de clase alta pero de carácter "librepensador"; sus padres se separaron y ella fue a París a vivir con su madre. Su madre murió de una epidemia de cólera y se fue a vivir con una amiga de la familia. Ana Eugenia creció y fue educada en instituciones laicas, hasta que en de 1836, oyó la llamada de Dios, escuchando una serie de sermones del dominico padre Lacordaire; desde el momento de su conversión sintió la necesidad de "entregar mis fuerzas, o mejor dicho, mis debilidades a esa Iglesia, la única, que tenía el secreto y el poder del bien. Más adelante, un cúmulo de circunstancias providenciales puso a esta joven de 19 años en contacto con el padre Combalot, que estaba tratando de fundar una congregación femenina.
Después de vencer la resistencia de Ana Eugenia que no quería fundar nada, en 1939, nació un Instituto de maestras adaptado a las necesidades de su época: la Congregación de las Religiosas de la Asunción. Ana tomó el nombre de María Eugenia de Jesús y se negó que en su Instituto se disociase lo humano de lo sobrenatural, la vida terrestre de la vida eterna, pero que seguiría la observancia monástica. Las hermanas son las primeras que debian adquirir una formación intelectual, que incluyese además el latín, para poder rezar el Oficio Divino de los sacerdotes; tuvo la oposición del padre Combalot. La comunidad se estableció en Auteuil, donde actualmente está la casa generalicia.
El clero de París encontró muy difícil, casi imposible, hacer compatible la enseñanza con el Oficio Divino, la vida contemplativa de oración y adoración del Santísimo Sacramento. Pero María Eugenia logró vencer las dificultades. Tras la ruptura con el padre Combalot encontró un gran apoyo en otro sacerdote, el padre Manuel D'Alzón, que más tarde fundó la Congregación de Padres Agustinos de la Asunción. La Congregación se extendió por África, América y Filipinas.

Fue beatificada por Pablo VI, en Roma, el 9 de febrero de 1975, y canonizada por Benedicto XVI el 3 de junio de 2007.