12 de marzo de 2015

Santa FINA DE SAN GIMINIANO. (c.1238 - 1253).

(Fino, Serafina). 
Delicada.

Martirologio Romano: En la ciudad de San Giminiano, en la Toscana, santa Fina, virgen, que desde sus tiernos años sobrellevó con invicta paciencia, apoyada en sólo Dios, una prolongada y grave enfermedad.

Serafina de Ciardi nació en San Giminiano (Toscana) y era hija de Cambio e Imperia, nobles venidos a  menos. Había sido muy rica pero un revés de la fortuna la dejó en la pobreza, aunque gozaba de una gran belleza. Se cuenta que un día un joven la lisonjeó ofreciéndole un fruto rarísimo, ella se lo mostró a su madre, quien la llamó la atención, para que no hablase con jóvenes que podrían pervertirla, Fina vio en ello un pecado, y pidió hacer penitencia; entonces, a los 10 años, le vino una enfermedad que la dejó paralítica y con todo el cuerpo cubierto de pústulas. Aumentó su dolor la muerte de su madre.
Así estuvo durante quince años sufriendo por los pecadores y por la pacificación de las rivalidades entre las ciudades, postrada en una tabla que le servía de cama. Su cama carcomida se había convertido en un basural donde pululaban las ratas que le comieron una oreja. Edificó a sus conciudadanos por el valor con el que soportó el sufrimiento, uniéndose espiritualmente a la pasión de Cristo y a los dolores de María. La leyenda dice que a su muerte desprendía un fragante olor a flores y que las campanas tañeron solas. Patrona de San Giminiano. Tiene culto local.