3 de marzo de 2015

Santa CATALINA DREXEL. (1858-1955).

Total destrucción. Pura, inmaculada


Martirologio Romano: En Filadelfia, ciudad del estado de Pensilvania, en los Estados Unidos de Norteamérica, santa Catalina Drexel, virgen, que fundó la Congregación de Hermanas del Santísimo Sacramento y utilizó con largueza y de buen grado los bienes de su herencia en educar y ayudar a indios y negros.

Nació en Filadelfia, Pensilvania, (Estados Unidos). Era hija de un  banquero emigrante. Se quedó huérfana de madre muy pronto y no llegó nunca a conocerla. El padre se casó de nuevo con Emma Bouvier, que hizo de madre para Catalina. El ejemplo de su casa, le llevó a hacer voto de virginidad, y comunicarle a su confesor, James O’Connor, su deseo de ingresar en la vida religiosa, éste le disuadió de la idea y le dijo que podía preocuparse por los indios y afroamericanos en el estado secular. Durante una gira por Europa, habló con el papa León XIII y le pidió ayuda para que enviara más misioneros para que atendiera a los indios y negros, él le sugirió que se hiciera misionera ella misma. 
A su regreso a Filadelfia, solicitó su ingreso en las Hermanas de la Misericordia de Pittsburgh, donde inició el noviciado, pero a los dos años las cosas cambiaron. Con su gran fortuna, unos 12 millones de dólares, atendió a numerosas peticiones de ayuda que recibía de muchos misioneros para la evangelización de indios y negros americanos. Fundó las Religiosas del Santísimo Sacramento para indios y negros, que tenía como misión pedir por los indios y por las gentes de color. Durante su larga vida fundó un centro misionero y cerca de 60 escuelas para los negros e indios, especialmente en el oeste y el sur de los Estados Unidos; fundó además para ellos la Universidad de Xavier en Nueva Orleáns, que sería la primera universidad para afroamericanos de todos los Estados Unidos; por todo ello sufrió persecución por la autoridades políticas. Visitaba constantemente las misiones lejanas hasta que se debilitó su salud. Fue reelegida eninterrumpidamente superiora general hasta el 1937. 
Después de un ataque al corazón, pasó los últimos 20 años de su vida concentrada en la oración y meditación. Murió en la casa madre de su comunidad, Bensalem, Pennsylvania. Fue beatificada el 20 de noviembre de 1988 por SS Juan Pablo II y canonizada por el mismo Pontífice en Roma, el 1 de octubre del 2000.