3 de marzo de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:


Santos Marino y  Asterio. M. 262. 
(Marín). Del mar, marinero
(Astirio, Astero). Estela, estrella, estelar
Martirologio Romano: En Cesarea de Palestina, santos Marino, soldado, y Asterio, senador, mártires bajo el emperador Galieno. El primero, delatado que era cristiano por un compañero envidioso, profesó su fe ante el juez con palabras muy claras y, decapitado, alcanzó la corona del martirio. Asterio, por haber honrado el cuerpo del mártir extendiendo por debajo la propia veste con que se cubría, mereció a su vez ser martirizado.
Marino, era un centurión cristiano del ejército imperial, que se vio en la necesidad de confesar públicamente su fe cristiana antes de aceptar un puesto vacante en una de las legiones estacionadas en Cesarea de Palestina. Otros autores dice que fue acusado de su cristianismo por un compañero. Se le concedió tres horas para deliberar entre la apostasía y la muerte. Marino no dudó, pero quiso estar seguro de cual debía ser su respuesta y acudió al obispo Teotecno; ambos oraron pidiendo fuerzas para la única elección posible. Cumplido el plazo, manifiestó que no podía reconocer como Dios a un hombre. Fue decapitado.
Según las Actas el senador Asterio "era amigo de los Augustos y era conocido por todos tanto por su nobleza como por su fortuna. Astirio se hallaba presente a la ejecución del mártir -Marino- y, consumado el martirio, cargando sobre sus hombros el cadáver sin hacer caso de la blanca y preciosa túnica que vestía, lo trasladó a la sepultura, donde le hizo exequias dignas de su riqueza".

Santos Cleónico y  Eutropio. M. c. 308. 
(Cleoncio). El que vence con gloria

Eutropio: Adaptado, versátil

Martirologio Romano: En Amasea, en el Ponto, santos Cleónico y Eutropio, mártires en la persecución desencadenada bajo el emperador Maximiano, siendo procurador Asclepiódato.
Estos santos pertenecen a un grupo de mártires, durante la persecución de Diocleciano, en la provincia del Ponto en el mar Negro, bajo la presidencia de Asclepiodoto. La mayor parte de ellos -unos 40 o 50-, eran soldados del ejército imperial; muchos fueron crucificados, (la pena reservada a los esclavos). 
En el antiguo Martirologio Romano el 3 de Marzo se nombra a Basilisco, mártir en Comana junto con Eutropio y Cleónico; aparece también conmemorado el 22 de Mayo en el actual Martirologio. Esto es porque en las Actas de su martirio, en las que se dice que estos tres mártires, militares de profesión y parientes de san Teodoro “Tyro”, fueron descubiertos como cristianos. Después de padecer diversos tormentos fueron trasladados a Comana donde Eutropio y Cleónico fueron ejecutados; Basilisco murió mártir poco tiempo después. Esta distancia del martirio es lo que ha hecho la doble fecha de la conmemoración de Basilisco. 

Santa Piamun. M. 377. 
(Piamón, Piama).
Esta santa es conocida gracias a Paladio, que le dedicó un capítulo de su "Historia Lausiaca".
Piama vivía con su madre en el Alto Egipto, trabajaba en el telar del lino y comía solamente por la noche; poseía el don de profecía. En una riada del Nilo, los habitantes de un pueblo cercano, se pelearon con los del pueblo de nuestra santa, y se proponían ocuparlo. Piama, advertida de los proyectos del enemigo, fue a convencer a los sacerdotes del pueblo que intercedieran ante ellos para ahorrar sufrimientos a la población, pero los sacerdotes no tuvieron coraje y pidieron a Piama que fuera ella misma.  Entonces la joven, se marchó a su casa y permaneció toda la noche en oración; a la mañana siguiente, durante las primeras luces del alba, los enemigos, distantes tres milla del pueblo, fueron misteriosamente inmovilizados sin que pudieran avanzar. A algunos de ellos, le fue revelado que se trataba del efecto de la oración de Piama; entonces fueron ellos mismos, quienes fueron a pedir la paz a sus vecinos, invitándoles a dar gracias a Dios que, a través de las oraciones de Piama, les había salvado. 
Santa Camila de Auxerre. M. c. 437. 
(Camila de Civitavecchia).
Era de Civitavecchia, pero se encontraba en Rávena, sede del emperador Valentiniano III, quizás porque su padre era un funcionario pagano imperial. A Rávena llegó san Germán de Auxerre, donde predicó la fe cristiana. Camila y cuatro de sus hermanas se convirtieron y recibieron el bautismo. Cuando el obispo de Auxerre murió en Rávena, y su ataúd fue llevado a su diócesis, las cinco hermanas, lo acompañaron. Al llegar a Auxerre, Camila no quiso regresar, y allí se quedó dedicándose a la caridad con tal abnegación que conquistó la santidad.  
Toda esta historia parece que es una leyenda para dar más lustre a san Germán, ya que vivieron en épocas distintas, según los estudios más modernos.

San Ticiano de Brescia. M. c. 536. 
(it.: Tiziano di Brescia)
El que es fuerte
Martirologio Romano: En Brescia, en la región de Venecia, san Ticiano, obispo.
XVº obispo de Brescia, sucedió a san Vigilio. Se volcó en ayudar a los más necesitados. Edificó la iglesia de Santos Cosme y Damián de Brescia, donde está sepultado. 
Fue sepultado en la iglesia de los santos Cosme y Damián, posiblemente hecha construir por él mismo; luego se le anexó un monasterio. El complejo edilicio entero fue mandado demoler en 1302. La iglesia y el monasterio fueron reconstruidos al oeste de la ciudad, donde aun hoy se encuentran. Las reliquias de san Ticiano fueron trasladadas por el obispo Pablo Zane en 1502 a un arca de mármol en un altar de esa iglesia. Su primitivo sarcófago, después de muchos traslados, fue puesto a fines del siglo XIX en la fuente que hay en un ángulo de la plazoleta Tito Speri (ver foto).

Santa Artelaides. M. c. 570. 
(Artelaida).
Martirologio Romano: En Benevento, en la Campania, santa Artelaides, virgen.
Natural de Constantinopla. Se dice que el emperador Justiniano se fijó en su belleza, y no escondió sus libidinosos deseos de poseerla. Su padre, la trasladó a Italia, cerca de Benevento, donde la protegió su tío Narsés, general del emperador en Italia. Artelaida defendió su castidad y murió a los 16 años en Benevento, de donde es copatrona. Tiene culto local.

San Calupán. (c.526 - c.576). 
(Calupano).
Según san Gregorio de Tours, que lo conoció personalmente, cuando era adolescente ingresó en el monasterio de Melitum (quizás el actual Méallet, en el cantón de Mauriac). Como era de salud enfermiza, no pudo cumplir, como los otros monjes, al trabajo de la abadía como otros religiosos; como sus cohermanos se quejasen, decidió abandonar la abadía y vivir como ermitaño. 
Se retiró a vivir en una caverna, en un promontorio no muy lejano, donde se alimentaba del pan que le llevaban sus antiguos hermanos, de los peces que Dios hacía aparecer en la gruta y del agua de una fuente que había brotado milagrosamente. Las serpientes sostuvieron una gran familiaridad con él y se narra que se enroscaban en su cabeza. El ermitaño sufrió grandes tentaciones y satanás se le aparecía en forma de dragón: orando y haciendo el signo de la cruz, consiguió liberarse de su presencia. Fue visitado por el obispo de Clermont, san Avito I, que al encontrarle culto e instruido, lo ordenó diácono y después sacerdote. Actualmente no quedan rastros de su culto.

San Anselmo de Nonántola. M. c. 803. 
El que tiene la proteccion divina
Martirologio Romano: En Nonántola, en la Emilia, san Anselmo, fundador y primer abad de este monasterio, en el que durante cincuenta años promovió la disciplina monástica, tanto con sus preceptos como en el ejercicio de las virtudes.
Era duque de Friuli, y pariente de Astolfo, rey de los lombardos, acompañó en sus campañas militares. El duque no sólo era un valiente soldado, sino también un fervoroso cristiano. Disgustado del mundo, decidió consagrarse a Dios, retirándose en oración y penitencia. Obtuvo de Astolfo un terreno, donde construyó un monasterio benedictino con un hostal para peregrinos y viajeros. Después fundó el celebre monasterio de Nonántola. El Papa le nombró abad. 
El papa Esteban III le dio también permiso de trasladar a Nonántola el cuerpo del papa san Silvestre. Astolfo enriqueció mucho la abadía, y le concedió grandes privilegios, de suerte que se hizo famosa en toda Italia. El abad Anselmo llegó a gobernar a más de mil monjes. Fue activísimo, aunque de extrema modestia. Promovió la disciplina monástica, más con el ejemplo que con preceptos. Bajo su mandato el monasterio fue uno de los centros de espiritualidad italianos. Muerto Astolfo, el nuevo rey, Desiderio, lo desterró a Montecasino, pero Carlomagno, hacia 768, lo reintegró a su abadía donde vivió durante 35 años. Tiene culto local.

Beato Federico de Hallum. M. 1175. 
(Federico de Mariengaarde. hol.: Frederik van Hallum). 
Principe de paz
Martirologio Romano: En Frisia, beato Federico, presbítero, que siendo párroco en la ciudad de Hallum, llegó a ser después abad del monasterio de Mariengaarde, de la Orden Premostratense.
Nacido en Hallum (Frisia), en el seno de una humilde familia. Estudió en Münster, después regresó a su ciudad, donde fue profesor y párroco en Hallum y, después de ingresar en la Orden de los Premostratense, fundó la abadía de Mariengaarde (Huerto de las Bienaventuranzas de María) en Holanda, de la que fue abad. Fundó también un convento de monjas llamado Bethlehem en Oudkerk.
Queriendo conocer bien la regla y las constituciones de la Orden, visitó varios monasterios premostratenses, entre ellos el de Steinfeld donde recibió algunos libros litúrgicos y, como prior para su monasterio, se marchó Erimanno, hombre de gran ciencia y experiencia. Enfermó cuando se encontraba en el monasterio de Bethlehem, y regresó a Hallum donde murió. Fue sepultado en una capilla que él mismo había construido. Benedicto XIII confirmó su culto en 1728.

Beato Benito de Arezzo. (c. 1190 - 1282). 
(it.: Benedetto Sinigardi d’Arezzo). 
Bendecido. Decir bien de alguien
Se llamaba Benito Sinigardi, y nació en Arezzo, era hijo de Tommaso Sinigardo de la noble familia de los Sinigardi y de la condesa Elisabetta Tarlati di Pietramala. En 1211, tras una predicación del santo de Asís en Arezzo, fue uno de los primeros compañeros de san Francisco de Asís. Entró muy joven en la Orden, y recibió el hábito de manos del propio san Francisco, y a pesar de su juventud, con sólo 27 años fue nobrado Ministro provincias de Las Marcas. El ardor con que vivía el Evangelio, le hicieron pedir que lo enviaran como misionero a tierras lejanas, entre los infiles con el riesgo de su vida. 
Fue enviado por el mismo san Francisco a Grecia y Rumania, para fundar nuevos conventos. Vivió la realidad del cisma entre la Iglesia de Oriente con la de Occidente. Durante 16 años fue provincial en Tierra Santa y del Oriente, y construyó el primer convento franciscano de Constantinopla; tuvo su punto de gloria cuando Juan de Brienne, emperador de Constantinopla, decidió hacerse Terciario franciscano, gracias a su predicación. 
En su ancianidad regresó a Arezzo, donde vivió con autentica modestia franciscana, siempre primero en la obediencia. Se le atribuye la costumbre de recitar diariamente la antífona "Angelus locutus est Mariae", en la que se medita el misterio salvífico de la Encarnación. El "Angelus Domini" fue una pía práctica de toda la Orden franciscana, y después de la Iglesia, como lo es ahora. Murió muy viejo. Está enterrado en la basílica de San Francisco en Arezzo.

Santos Nueve hermanos Chercheulidze. M. 1635. (Iglesia Ortodoxa de Georgia).
Son nueve hermanos georgianos, que vivían en la aldea de Marabda (Georgia oriental, provincia de Kacheti), lugar donde, en 1625, se realizó una famosa batalla contra los invasores persas.
Los nueve hermanos habían hecho voto al Señor que ninguno de ellos dejaría el campo de batalla en el caso que las tropas georgianas fueran derrotadas por el enemigo. Según la tradición, junto a los nueve hermanos se marcharon también al campo de batalla su madre y la hermana; y allí se dedicaron a curar a los heridos, cocinaban, lavaban para los combatientes. Todos los hermanos, junto a su madre y hermana, cayeron en la batalla y fueron sepultados en el mismo campo de batalla.
El relato de su lucha por la libertad de la patria y de la defensa de la fe cristiana, además de aparecer en los sinaxarios eclesiástico, también aparece en cantos y poesías populares y en la crónica de la “Descripción del reino de Kartli de V. Bagrationi” ("La vida en Georgia"). El día que se conmemora la fiesta litúrgica en las iglesias orientales de estos nueve hermanos y de 90.000 georgianos más, muertos en la misma batalla, es el 3 de marzo, coincidiendo con la conmemoración del protomártir georgiano Razhden.