12 de marzo de 2015

San LUIS ORIONE. (1872-1940).

Famoso en la guerra. Sabio.


Martirologio Romano: En Sanremo, en la región de Liguria, en Italia, san Luis Orione, presbítero, que instituyó la Pequeña Obra de la Divina Providencia, para bien de los jóvenes y de todos los marginados.


Nació en Pontecurone, Piamonte, en el seno de una modesta familia. En su infancia trabajó con su padre como picapedrero y peón caminero. Formó parte, como soldado, a las órdenes de Garibaldi, de la pérdida de los Estados Pontificios. Ingresó primero en los franciscanos de Voghera (1885), pero su escasa salud le obligó volver a su casa, pero no el ideal franciscano que le acompañará toda la vida. Discípulo de san Juan Bosco, ingresando en su Oratorio de Turín en 1886. Quiso hacerse salesiano, pero antes de ingresar en el noviciado decidió que aquel no era su camino y otra vez volvió a casa. 
Ingresó en el seminario diocesano de Tortona donde fue ordenado sacerdote en 1895; como no tenía dinero, para costearse sus estudios aceptó el puesto de guardián de la catedral. Decidió dedicarse a la juventud más abandonada. Fue un hombre de Iglesia, sencillo, humano, alegre, optimista, de oratoria fácil que supo hacer la síntesis práctica entre la caridad y la justicia social. Comenzó a formar a los niños de la calle, y nació así el Oratorio de San Luis, y antes de su ordenación fundó el colegio de San Bernardino. 
Fundador de la Pequeña Obra de la Divina Providencia en 1903, con el fin de dedicarse al apostolado de la caridad entre los más pobres y pequeños, inspirada en la espiritual de san Juan Bosco y san José Benito Cottolengo. Decía a sus hijos: "os recomiendo que seáis y viváis humildes y pequeños a los pies de la Iglesia"; "la causa de la Cristo y de la Iglesia no se sirve más que con una gran caridad de vida y de obras, la caridad abre los ojos a la fe y caldea los corazones de amor hacia Dios. Quieren obras de caridad: éstas son  la mejor apología de la fe católica". Su congregación emite un cuarto voto de fidelidad al Papa. Están consagrados a la Virgen de la Divina Providencia y su lema es "Instaurare omnia in Christo". Fundó también las Hermanas Adoratrices, los Hermanos de la Sagrada Familia y los Eremitas de la Divina Providencia. 
En 1909, hubo un terremoto en Sicilia y allí estuvo don Orione para socorrer a los damnificados. El papa san Pío X lo nombró vicario general de la diócesis de Messina, Sicilia, una de las zonas más afectada por el terremoto. En 1916, asistió a los damnificados del terremoto de Avezzano y fundó las Pequeñas Misioneras de la Caridad, que emiten un cuarto voto de "caridad" durante la I Guerra Mundial para que atendieran a los hijos de los militares caídos, a los soldádos y a los prófugos. En 1921 realizó su primer viaje a América visitando Brasil, Argentina, Uruguay, ampliando los horizontes de su congregación y fundando los "pequeños Cottolengos". Realizará un segundo viaje (1934-1937) a América, mientras sus fundaciones se expandendieron por todo el mundo. Murió en  de un ataque cardíaco en San Remo. Su cuerpo incorrupto está enterrado en el santuario de La Guardia de Tortona. Fue canonizado por san Juan Pablo II el 16 de mayo de 2004 en la Plaza de San Pedro de Roma.