26 de febrero de 2015

San PORFIRIO DE GAZA. (c.352 – c.421).

(Porfóreo)
Purpúreo.

Martirologio Romano: En Gaza, en Palestina, san Porfirio, obispo, el cual, nacido en Tesalónica, vivió como anacoreta en Scete durante cinco años, y otros tantos al otro lado del Jordán, siendo célebre por su benignidad hacia los pobres. Hecho obispo de Gaza, hizo demoler muchos templos de ídolos, cuyos seguidores le hicieron la vida difícil hasta que descansó venerable con los santos.

Natural de Tesalónica, en el seno de una familia acomodada. Se hizo religioso penitente, renunciando a su patrimonio familiar; su vida se hizo ejemplar en Scete en Egipto en el 378, donde estuvo cinco años, para luego marchar a Palestina donde vivió como ermitaño en una gruta próxima al Jordán. Aunque muy delicado de salud, visitó Jerusalén, para estar más cerca de la cruz y del Calvario, donde se curó milagrosamente. Fue nombrado obispo de Gaza (396), en contra de su voluntad. 
Hombre sin tacha, dulce, piadoso, poseía el don de interpretar la Escritura, de resolver las dificultades y hacer callar a los herejes e incrédulos y era muy sensible hacia el mundo de los pobres. Difundió el evangelio en Fenicia, durante 24 años, en los que pasó por diversas pruebas; una de ellas fue que como los idólatras de Gaza no se convertían, pidió ayuda al emperador Arcadio, quién mandó tropas para evangelizar "manu militari" aquella región, destruyendo ídolos y arrasando templos. La airada reacción que ello produjo originó revueltas en las que estuvo apunto de perder la vida y su casa fue destruida, entonces comprendió que aquel no era el modo de evangelizar, y cambió la táctica a otra mucho más moderada, pastoral y silenciosa, en ello se santificó y erradicó el paganismo de su diócesis. 
Su biografía la escribió su diácono Marco y es una de las mejores fuentes históricas del siglo V.