17 de febrero de 2015

San FINÁN DE LINDISFARNE. M. 661.

(Finián de Iona, Finano).

Martirologio Romano: En Lindisfarne, de Northumbria, san Finán, obispo y abad, célebre por su doctrina y por su celo en la evangelización.

A cerca del origen de Finán, existen dos tradiciones: una que dice que era natural de Irlanda, hijo de Rimed o Ryves; en cambio la otra, dice que nació en Escocia y esta última está recogida en los "Martirologios de Tallaght", de "Donegal" y de "Gorman" que, todos, lo señalan como "sajón". 
Fue monje de la abadía de Iona, donde vivió durante mucho tiempo durante el gobierno de Seghine. En el 652, sucedió a san Aidán como obispo de Lindisfarne, Northumbría. La organización de Lindisfarne era análoga a la de Iona; el monasterio era gobernado por un abad, elegido obispo con el consenso de la comunidad y de todo el clero; dentro y fuera del monasterio, incluído el obispo, se seguía la regla monástica. Fue un gran defensor de los usos celtas, y por esto a Beda no le gustaba (aunque admitió su gran virtud). Finán construyó en madera su gran catedral y tuvo una disputa con un tal Ronan, defensor de la Pascua romana, el cual, no consiguió convencerlo. Parece que Ronan no le mantuvo el respeto que se debía a un obispo. Hay que señalar que el obispo no obstaculizó jamás a los partidarios de los usos romanos. 
Amigo de san Oswin, rey de Northumbía, tuvo dos grande éxitos en su apostolado. Bautizó en el 653 a Peada, príncipe de los Anglos Meridionales e hijo del pagano Penda, rey de Mercia, al cual Oswin había puesto como condición, para concederle la mano de su hija Alchfleda, su conversión al cristianismo. También bautizó a san Sigeberto II, rey de los sajones orientales; con su conversión siguió la de sus subditos, y después de algún tiempo, Finán pudo ordenar a san Diuma como obispo de Mercia y a san Cedd, obispo de los sajones orientales. Con la ayuda de san Ceaddas y otros misioneros evangelizó varias regiones de la Inglaterra meridional. 
Otro hijo de Penda, Wulpher, se hizo bautizar por Finán, por temor a que san Oswin se quisiera vengar en él por la muerte de Oswaldo, asesinado por Penda en el 641. La precariedad de la conversión de Wulpher al cristianismo se demostró pronto, porque él, instigado por un cierto Belial, abjuró y asesinó a santos Vulfado y Rufino.
Según los historiadores escoceses, la autoridad de Finán se extendía más allá de los límites de su diócesis, y narran la excomunión pronunciada por el obispo de Lindisfarne contra un cierto Fergus, rey de los escoceses Dalriadiani, que había suscitado las protestas del clero por su violencia y avidez. Su oposición a los usos romanos lo excluyó del Martirologio Romano, pero León XIII, el 5 de julio de 1898, restableció y confirmó su culto en Escocia, donde es recordado en la diócesis de Argyll.