24 de febrero de 2015

San ETELBERTO DE KENT. (c.560 - 616).

(Adalberto, Edelberto, Eteberto, Ethelberto de Canterbury, Ethelbert, Edilberto).
Noble niño

Martirologio Romano: En Canterbury, en Inglaterra, san Etelberto, rey de Kent, que fue el primero de los príncipes de los anglos convertido a la fe en Cristo por el obispo san Agustín.

Rey de Kent (era el jefe de la confederación anglosajona, que comprendía los reinos de Kent, Essex, Sussex, Wessex, Est-Anglia, Mercia y Nothumberland, su cargo era más honorífico) y era pagano cuando se casó con santa Berta, princesa católica, hija del rey merovingio Cariberto. Berta llevó consigo al obispo san Letardo como capellán y consiguió una antigua iglesia perteneciente a los antiguos mártires bretones, dedicada a San Martín, y que estaba cerca de Canterbury e influyó en la futura conversión de su marido. 
Recibió a san Agustín de Canterbury y a sus monjes en el 597, en la isla de Thanet, fecha probable de su conversión. A diferencia de lo que sucedió en estos casos no obligó a sus súbditos a abrazar el cristianismo, pero dio gran apoyo a los misioneros, y les asignó una casa en Canterbury (capital del reino) y que dispusieran de la iglesia de San Martín. Después de su conversión, hizo destruir todos los templos paganos, y promulgó leyes más saludables para sus subditos; a los misioneros entregó su propio palacio como residencia; hizo construir la catedral de San Andrés de Rochester y contribuyó a la conversión de Saberto, rey Essex, con capital en Londres; él mismo fundó allí una iglesia bajo la advocación de san Pablo. Contribuyó para la conversión de Reswald, rey de los anglos del este, aunque este último recayó después en el paganismo. También hizo levantar la catedral de Pedro y Pablo en Canterbury, llamada después de San Agustín; construyó también la abadía de Christ Church. El papa san Gregorio Magno, ante las excelentes noticias nombró a san Agustín, arzobispo de Canterbury, y mandó a muchos misioneros para que evangelizaran el país. Etelberto murió, después de reinar 56 años y fue enterrado en la iglesia abacial de San Pedro y San Pablo de Canterbury.