7 de febrero de 2015

Beato PÍO IX. Papa (1846-1878). (1792-1878).

(Giovanni Maria Mastai Ferretti). 


Martirologio Romano: En Roma, beato Pío IX, papa, que proclamó la verdad de Cristo, a quien estaba íntimamente unido, e instituyó muchas sedes episcopales, promoviendo el culto de la Santísima Virgen María y convocando el Concilio Vaticano I.



Juan María Mastai Ferretti nació en Senigallia, Ancona (Italia), en el seno de una noble familia. Estudió en Volterra con los escolapios. Fue ordenado sacerdote en 1819 y se dedicó a la dirección de un asilo y a varias obras de caridad. En 1823 estuvo en Chile como auditor del delegado apostólico donde estuvo dos años. En 1825 regresó a Italia, donde se ocupó de la dirección de un hospicio, aquí se dedicó a la atención a los pobres, e introdujo la novedad de enseñar un oficio a los niños abandonados. En 1827 fue consagrado arzobispo de Spoleto, donde mejoró la formación del clero, reformó los monasterios y elevó la moralidad pública. Fue trasladado a Ímola en 1832, allí reformó el seminario, fundó un asilo para sacerdotes ancianos y fomentó la apertura de escuelas, incluso en el propio palacio arzobispal. En 1840 fue creado cardenal.
Fue elegido papa en 1846 e inició reformas en los Estados Pontificios, que fueron interpretadas como un síntoma de liberalismo. Sin embargo, y a pesar de su simpatía, por los unificación italiana, se opuso a dar su apoyo a una guerra contra Austria y a renunciar a la soberanía sobre los Estados Pontificios.
Tuvo que abandonar Roma en 1848 y refugiarse en el puerto napolitano de Gaeta, donde permaneció hasta 1850, en que fue restituido por las tropas hispano-francesas. Su larguísimo pontificado de 32 años, estuvo caracterizado por la pérdida del poder temporal de los papas, y se quedó sólo con el Vaticano y algunos edificios en el centro de Roma. Pío IX respondió con la excomunión a todos los usurpadores, incluído el rey de Italia, al que levantó la excomunión antes de su muerte, y prohibió a los católicos a participar en la política italiana. Él y sus sucesores vivieron en el Vaticano considerándose prisioneros hasta 1929, cuando la firma de los pactos lateranos. 
Realizó la definición dogmática de la Inmaculada Concepción (1854) y la celebración del I Concilio Vaticano (1869-1870), el dogma de la infalibilidad del Papa y la publicación del "Syllabus" de los errores de los tiempos modernos condenando las ideas liberales que causó muchos problemas a la teología católica y recibió muchas críticas. En 1870 extendió la fiesta de san José a la Iglesia univesal y lo proclamó patrón de la Iglesia Católica. Fundó el periódico "L’Osservatore Romano", portavoz oficial de la Santa Sede. Amado por los fieles por sus virtudes de la humildad, la delicadeza, el amor a los pobres y el sentido del humor, intentó dar respuesta desde el evangelio a la problemática de su tiempo. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 3 de septiembre del 2000.