8 de febrero de 2015

OTROS SANTOS DEL DÍA:



San Laureato. s. II-III. 
Coronado de laurel.
No se sabe nada de este santo mártir. Es un mártir de los primeros siglos del cristianismo. Tiene solamente culto en el pueblo de Castelpoto (Bn) en Italia de donde es patrón y cuyas reliquias son veneradas y que se les han atribuido dones taumatúrgicos.

San Honorato de Milán. M. 570. 
Honrado.
Martirologio Romano: En Milán, en Lombardía, memoria de san Honorato, obispo, que ante el inminente ataque de los lombardos salvó a una buena parte de su pueblo, trasladándolo a Génova.
Obispo de Milán (567) en el momento de las disputas con los arrianos y las invasiones lombardas. Los bárbaros lo expulsaron de su sede, y puso a salvo a parte de sus fieles trasladándolos a Génova; murió en el exilio en Génova. 

San Iacuto. s. VI.  
(Giacuto, Jacinto, Jacut).
Martirologio Romano: En Bretaña Menor, san Iacuto, abad, hermano de los santos Winwaldo y Guethnoc, que construyó cerca del mar el monasterio que después llevó su nombre.
Hijo de santos Fragano y Gwen de Proermel y hermano de santos Winwaldo y Guethnoc. Fueron discípulos de san Budock y como él fueron expulsados de Britania por los invasores sajones. Jacinto fue abad en la abadía de Saint-Jacut, Bretaña. 

San Pablo de Verdún. M. c. 649. 
Pequeño, débil. El que descansa.
Martirologio Romano: En Verdún, en la Galia, san Pablo, obispo, que, después de ser monje, fue elevado a la sede episcopal de esta ciudad, en la que promovió el culto divino y la vida regular de los canónigos.
Era un cortesano del rey Clotario II, que primero se retiró a vivir como ermitaño en el monte Voge (hoy Paulberg) en Tréveris y después ingresó en el monasterio benedictino de Tholey, donde fue nombrado director de la escuela monástica. Hacia el 630 el rey Dagoberto le nombró obispo de Verdún a petición del clero y del pueblo. Restauró el culto divino, dio impulso a la vida canónica y se dedicó con gran empeño a la formación del clero.