13 de febrero de 2015

Beato JORDÁN DE SAJONIA. (c.1185 - 1237).

(Giordano, Jordano. al.: Jordan von Sachsen).
Que desciende.

Martirologio Romano: Cerca de Ptolemaida, en Palestina, tránsito del beato Jordán de Sajonia, presbítero de la Orden de Predicadores, sucesor e imitador de santo Domingo, que trabajó incansablemente para extender la Orden y pereció en un naufragio.



Parece que nació en Burgberg, Sajonia. Comenzó sus estudios en la universidad de París y en 1220 era ya maestro en Artes y bachiller en Teología. En 1219, se encontró con santo Domingo de Guzmán en París, y de este encuentro surgió su vocación religiosa. Hacia tiempo que iba buscando acertar con el camino que debía llevar y entonces, sin pedirlo, se lo señalaron. "Ordénate diácono y sigue a Jesucristo", en Roma, el propio santo Domingo lo ordenó diácono. Poco después, el mismo Jordán pidió ingresar en los dominicos en París. Era novicio cuando en el 1221, en el capítulo general de Bolonia, le nombraron provincial de Lombardía. Durante su gobierno, a causa de la posesión diabólica de uno de los frailes, introdujo la costumbre del canto de la "Salve Regina" tras las completas. Santo Domingo murió en 1222 (habían pasado dos años desde que Jordán había iniciado su noviciado), cuando Jordán fue elegido por unanimidad Maestro general de los dominicos, cargo que ejerció hasta su muerte, en el tercer capítulo general celebrado en París en 1222.
Durante su mandato se fundaron 249 conventos, se instituyeron cuatro nuevas provincias y se reforzaron los conventos ya existentes. En el convento donde moraba eran tantos los jóvenes que ingresaban y los profesos que salían para abrir nuevas fundaciones que alguien lo comparó "con una colmena de abejas"... la Orden progresó rápidamente, difundiéndose en Alemania, Dinamarca e Inglaterra. Fue un predicador eficaz y uno de sus sermones conquistó a san Alberto Magno. Fue muy virtuoso viajó por diversos centros de estudio: Colonia, Oxford y quizás Nápoles, Padua y Vercelli. Y por encima de todo, la caridad fue su auténtica conquista. Un día encontró un mendigo aterido de frío y le dio el manto. El mendigo al momento lo vendió y se emborrachó. Ante las recriminaciones de los frailes -que conservaban su manto-, Jordán les contestó: "Es preferible perder el manto que el amor". 
A pesar de tanta bondad también sabía ser duro y firme en todo lo que se refería a los intereses de la Orden y la Iglesia. Así lo fue con Federico II y con los superiores que no trataban de serlo según debían. A un procurador que le pidió que lo relevara del cargo le contestó: "Hijo mío, este cargo lleva consigo cuatro cosas: la negligencia, la impaciencia, el trabajo, el mérito; yo te descargo de las dos primeras... pero te dejo las otras dos". El beato Jordán fue dotado, sobre todo, de una cualidad especial para conmover a los oyentes, de esta forma despertó la vocación en muchos jóvenes. Fue testigo directo de los milagros que se obraron por intercesión de santo Domingo, una vez muerto, y promovió su proceso de canonización. Tuvo una intensa correspondencia con la beata Diana D’Andalo. Escribió "Orígenes de la Orden de Predicadores". "In Prisianum minorem". "Epistolario". Murió en un naufragio en Siria después de una peregrinación a Tierra Santa. El culto que se le tributaba al beato Jordán desde muy antiguo fue confirmado por SS León XII el 10 de mayo de 1826. El capítulo general dominicano de 1955 lo declaró patrón de la obra de las vocaciones dominicanas.