13 de febrero de 2015

San PEDRO I DE VERCELLI. M. 997.

Piedra firme. Roca

Probablemente fue alemán de origen. Fue elegido obispo de Vercelli hacia el 978. Nombró abad de Lucedio, san Bononio, al que le había unido una amistad nacida desde su participación en la batalla del emperador Otón II contra los sarracenos en el sur de Italia. Otón fue derrotado en Calabria y sus soldados y el obispo  fueron deportados a Alejandría de Egipto como esclavos. Fue en esta época que se cruzó la vida de los dos santos, cuando Bononio era eremita cerca de El Cairo, y fue coautor de la liberación de Pedro. Nuestro santo marchó en peregrinación a Tierra Santa y, después de una breve estancia en Constantinopla, regresó a Vercelli no antes del 990.
Su apoyo a los emperadores alemanes le atrajo las iras del célebre Arduino, marqués de Ivrea, que soñaba para sí con la corona del naciente reino de Italia. Así que se propuso asesinar al obispo vercellese, con el asedio a la ciudad en el 997. Una leyenda, no verificada históricamente, dice que Arduino quiso matar en persona al odiado obispo. Todavía insatisfecho, ordenó quemar la catedral vercellese, donde arrojó el cadáver del obispo asesinado. 
La Providencia reservó una suerte similar al rey Arduino que, una vez abdicó se retiró como monje a la abadía de Fruttuaria, a su muerte fue sepultado bajo el altar mayor e inicialmente venerado como santo por el pueblo, hasta que el obispo de Ivrea no ordenó que se sacaran los restos y se dispersaran. 
El culto con respecto a san Pedro se celebra en el calendario litúrgico de la Archidiócesis de Vercelli y está limitado a la ciudad. Su martirio se considera no por odio a la fe sino por motivos políticos por ello no está en el Martirologio Romano.