26 de enero de 2015

Santa PAULA DE ROMA. (347-404).



(it.: Paola Romana).
Pequeña

Martirologio Romano: En Belén de Judea, muerte de santa Paula, viuda, que pertenecía a una noble familia senatorial. Renunció a todo, distribuyó sus bienes entre los pobres y se retiró con la beata virgen Eustoquio, su hija, junto al pesebre del Señor.

Nació en Roma en el seno de una familia que descendía de los Gracos y Scipiones romanos. Se casó a los 15 años y se quedó viuda a los 32 años del senador Toxocio. Tuvo cuatro hijas y un hijo: santa Blesila, Paulina, santa Eustoquio, Rufina y Toxocio. Junto con un grupo de damas romanas, se reunía en el palacio de su amiga santa Marcela de Roma para escuchar las lecciones bíblicas de un monje extranjero, san Jerónimo. Por estas lecciones, Paula se consagró con sus hijas a la más extricta piedad; estudiaron el hebreo para leer las Escrituras y sólo vivieron para Dios. Su casa se convirtió en el primer monasterio femenino de Roma, aunque no tuviera una regla concreta, pero bajo la dirección de san Jerónimo. Aquella relación se hizo tan estrecha, que surgió la calumnia hacia ellos. 
Al poco tiempo murió su hija santa Blesila y, Jerónimo, víctima de las calumnias tuvo que salir de Roma en el 385. Siguió con otras discípulas las huellas del maestro. Peregrinó a los Santos Lugares, y en Belén, edificó dos monasterios: uno masculino para san Jerónimo y sus discípulos, y el otro femenino para ella, dirigidos espiritualmente por Jerónimo; además fundó una casa para peregrinos, llevando así a término su ideal monástico. Junto a ella se consagró su hija menor santa Eustoquio (en Roma había dejado a sus otros hijos al cuidado de amigos). Jerónimo dijo "Paula y Eustoquio, mal que le pese al mundo, son mías en Cristo". Paula gastó toda su fortuna, se desvivió en caridad y fervor; vivió la oración y el estudio de las Sagradas Escrituras, hizo penitencia y fue modelo de humildad. Murió rodeada del cuidado de su hija Eustoquio.