10 de enero de 2015

Santa FRANCISCA DE SALES AVIAT. (1844-1914).


(Leonia Aviat, Leona Francisca de Sales Aviat. fr.: Léonie Françoise De Sales Aviat).

Martirologio Romano: En Perugia, ciudad de Italia, santa Francisca de Sales (Leonia) Aviat, virgen, que se dedicó con amor materno y sagacidad a la educación de las jóvenes y fundó las Oblatas de San Francisco de Sales.

Se llamaba Leonia Aviat. Nació en Sézanne (Marne, Francia). Se formó religiosa y culturalmente en el monasterio de las religiosas de la Visitación de Troyes. En contra de la voluntad de su padre, decidió hacerse religiosa y tomó el nombre de Francisca de Sales. El capellán del monasterio era el beato Luis Brisson, que al ver el número de jóvenes obreras que acudían a Troyes a trabajar en los talleres textiles, decidió darles una acogida estable y segura, además de una tutela social. Para ello creó las Obras Operarias, entre las que destacó la constitución de las “casas-familia”, donde las obreras eran acogidas como externas, mientras trabajaban en los talleres, o como internas trabajando en los talleres de la propia Obra. A instancias del capellán, Leonia, con su compañera de estudios Lucía Canuet, aceptó la dirección de las Obras Operarias.
En 1868 vistieron el hábito religioso e hicieron la profesión religiosa. Así nacieron la Congregación de las Religiosas Oblatas de San Francisco de Sales, de la que Leonia es cofundadora; que se dedicarán a la instrucción, educación y protección de las jóvenes obreras. Más tarde abrieron escuelas populares gratuitas, para dedicarse después a las jóvenes de las clases acomodadas. En 1872 se unieron a ellas las Religiosas de Santa María de Loreto, fundadas por el pade Eduardo de Malet. 
La nueva Congregación se abrió también a las misiones. En 1904, tras la legislación antirreligiosa del parlamento francés, sufrieron la expropiación de todos sus bienes y casas. A causa de esto, Leonia trasladó su sede generalicia a Perugia. Muchas oblatas francesas, dando prueba de notable valor y amor a la Congregación decidieron, vistiendo de seglar, permanecer en Francia y salvar así las obras más importantes de la Congregación en este país. Murió en Perugia, después de ver la aprobación pontificia de su Congregación. El Papa Juan Pablo II la beatificó el 27 de septiembre de 1992, y la canonizó el 25 de noviembre de 2001.