10 de enero de 2015

Beata MARÍA DOLORES RODRÍGUEZ SOPEÑA. (1848-1918).


Martirologio Romano: En Madrid, España, beata María Dolores Rodríguez Sopeña, virgen, la cual dio muestras de su gran caridad cristiana al dedicarse a los más abandonados de la sociedad de su tiempo, acercándose especialmente a los suburbios de las mayores ciudades, y para anunciar el Evangelio y atender a los pobres y a los obreros en cuestiones sociales, fundó el Instituto de la Damas Catequistas y la Obra de la Doctrina.

Nació en Vélez Rubio (Almería). En 1865 se traslada con su familia a Almería, aquí atendió a los pobres, especialmente a unas enfermas de tifus y a un leproso. También visitó, junto a su madre, a los pobres de las Conferencias de San Vicente de Paúl. En 1865, destinaron a su padre a Puerto Rico, que viajó con su hijo mayor. El resto de la familia se trasladó a Madrid. En la capital, Dolores realizó su apostolado en cárceles, hospitales y Escuelas dominicales. En 1871, se reunió toda la familia en Puerto Rico, y allí fundó las Hijas de María y Escuelas dominicales para niñas de color donde se alfabetiza y enseña el catecismo.
En 1873, su padre fue trasladado a Santiago de Cuba, y Dolores reanudó sus visitas a los enfermos y hospitales, y fundó sus tres primeros Centros de Instrucción en diversos barrios marginales. Pidió la admisión en las Hermanas de la Caridad, pero le fue denegado por su falta de vista. Tres años más tarde murió su madre y la familia regresó a Madrid. Por indicación de su director espiritual ingresó en las Salesas, pero a los diez días dejó el convento al comprobar que aquella no era su vocación. Continuó su trabajo en las cárceles, hospitales y Escuelas Dominicales. Abrió su primera Casa social para atender las nuevas necesidades que surgían. En 1883, murió su padre. 
En 1885, empezó sus trabajos en el barrio de las Injurias (sector marginal de Madrid) y fundó lo que luego serían sus Centros de Instrucción. En 1892, fundó una asociación apostólica, hoy conocida como Movimiento de Laicos Sopeña. En 1896, después de dejar establecida su obra en cuatro barrios populares extiende los Centros por toda España. Fruto de muchos malos entendidos, dimitió como presidenta en Madrid y se estableció en Sevilla. En un viaje a Roma tuvo la inspiración de fundar un Instituto religioso. En 1901 fundó en Toledo el Instituto Catequista Dolores Sopeña, antiguamente llamado de "las Damas catequistas", y obtiene la aprobación del gobierno español de su Obra social como asociación civil, hoy OSCUS (Obra Social y Cultural Sopeña). Murió en Madrid con fama de santidad. Sus restos se encuentran en Loyola. Fue beatificada por SS Juan Pablo II el 23 marzo de 2003.