24 de enero de 2015

San EXUPERANCIO DE CINGOLI. s. V.


Abundancia, que supera

Martirologio Romano: En Cíngoli, del Piceno (hoy Italia), san Exuperancio, obispo.

Nació, según la tradición que nos ha llegado, en África, y desde la infancia manifiestó el deseo de convertirse al catolicismo, hasta que a los doce años logró convencer a su padre, arriano o maniqueo, que le diera permiso para recibir el bautismo de acuerdo a los ritos católicos. Una vez crecido, no se casó y dejó a su familia para ir a predicar el Evangelio. Recorrió gran parte del norte de África, llevando vida monástica.
Se embarcó para Italia, y durante el viaje convierte a la tripulación, y aplaca con su oración una violenta tempestad. Tocó tierra en Numana, cerca de Ancona, y se dirigió a Roma, donde reanudó su predicación pero fue encarcelado. El Papa le hizo poner la libertad, lo consagró obispo y lo envió a gobernar la diócesis de Cíngoli, en el Piceno, que había quedado vacante. Fue recibido con aclamaciones, y agradeció el recibiento con sus virtudes y su celo pastoral. Después de quince años de episcopado fructífero, acompañado por numerosos milagros, sintiendo cerca la muerte indicó el lugar donde quería ser enterrado, fuera de la ciudad, y allí se hicieron solemnes funerales.
Estos datos biográficos son inciertos y se basan en gran medida en hipótesis y tradiciones que no son contrastables, pero el culto brindado al santo en su ciudad es muy antiguo y muy valiosas las obras de arte realizadas en su honor. En los estatutos municipales de 1307 se invoca a san Exuperancio como "jefe y guía del pueblo de Cíngoli" y en las de 1325 la iglesia dedicada a él se colocó bajo la protección del Ayuntamiento. Patrón de Cíngoli.