5 de enero de 2015

San CARLOS DE SAN ANDRÉS HOUBEN. (1821-1893).


(Juan Andrés Houben. ing.: Charles of Mount Argus, Charles of Saint Andrew).

Martirologio Romano: En Dublín, en Irlanda, san Carlos de San Andrés (Juan Andrés) Houben, presbítero de la Congregación de la Pasión, admirable ministro del sacramento de la penitencia.

Nació en Munstergeleen (Limburgo, Holanda). Era de carácter abierto y jovial, aunque inclinado a la reflexión. Se distinguió por su ferviente devoción a la Eucaristía y a María. Estudió para ser sacerdote aunque no se distinguió por su inteligencia, pero esto no impidió que fuera presbítero. Ingresó en los pasionistas en 1845 y tomó el nombre de Carlos de San Andrés. Su petición de ingreso en la Congregación de la Pasión fue aceptada por el beato Domingo de la Madre de Dios. 
En 1852, fue enviado a Inglaterra, donde trabajó entre los mineros de Aston; ejerció durante un tiempo el cargo de vicemaestro de novicios, en Broadway, y el misterio sacerdotal en la parroquia de San Wilfrido y en el barrio hasta que en 1856 lo trasladaron al nuevo convento de de Mount Argus, cerca de Dublín. 
En Irlanda pasó el resto de su vida (excepto un paréntesis de ocho años). Buscó la soledad para estar en contacto con Dios, pero su soledad era invadida continuamente por la gente, que lo buscaba. Fue sacerdote de singular piedad; se distinguió particularmente en el ejercicio de la obediencia, en la práctica de la pobreza, de la humildad y de la sencillez, y aún más en la devoción de la Pasión del Señor. Se dedicó particularmente a la dirección espiritual de las almas a través de la confesión.
La fama de sus virtudes atrajo muy pronto al convento a un gran número de fieles, que pedían su bendición. En una ocasión, mientras visitaba una parroquia de campo, transportaron a los enfermos fuera de sus casas y los alinearon a lo largo de la calle, para que los bendijera. Existen testimonios atendibles de curaciones sorprendentes, que le valieron la fama de taumaturgo.
A causa de esta fama, difundida en todo el Reino Unido y extendida también en Estados Unidos y Australia, para darle un poco de tranquilidad fue trasladado en 1866 a Inglaterra, donde vivió en los conventos de Broadway, Sutton y Londres. En 1874 volvió a Dublín, donde permaneció hasta su muerte. A causa de su vida austera y de penitencia que hacía su salud empeoró, como por un accidente que tuvo del que contrajo una gangrena, pero jamás se le oyó lamentarse. Murió lleno de méritos.  Fue canonizado por Benedicto XVI el 3 de junio de 2007.