13 de enero de 2015

Santos GUMERSINDO y SERVIDEO. M. 852.


(Gumesindo). (Servodei, Servodeo, Servus Dei). 
Gumersindo: Hombre fuerte. Servideo: Siervo de Dios.

Martirologio Romano: En Córdoba en Andalucía en España, santos Gumersindo, sacerdote, y Servideo, monje, que, profesandose cristianos delante de los jefes y de los jueces de los moros, murieron por la fe en Cristo

San Eulogio de Córdoba, en su obra “Memoriale Sanctorum”, nos cuenta que Gumersindo era originario de Toledo, pero que se trasladó con su familia a Córdoba desde niño. Por un voto de su padre de formarlo en el estado clerical, fue ingresado a la basílica de los santos mártires Fausto, Genaro y Marcial, donde llegó a recibir el diaconado y luego el presbiterado. Una vez ordenado, se le destinó a una iglesia rural, ya que había en el momento escaso clero.
Por su lado Servideo era un joven monje, que se había formado junto con Gumersindo, y vivía ahora como recluso en el santuario mencionado. Un día bajaron juntos a la ciudad, fueron señalados como cristianos, y allí mismo fueron decapitados durante el emirato de Abderramán II. Sus restos fueron sustraídos por los cristianos, y escondidos en la iglesia de San Cristóbal, para poder perpetuar la veneración por ellos. 
El médico y erudito cordobés Dr. Ángel Fernández Dueñas, afirma que es posible que los restos perdidos de estos mártires estén en la urna común que se conserva en la catedral de Córdoba, y que tuvo la oportunidad de estudiar personalmente.