31 de enero de 2015

Santa MARCELA DE ROMA. (325-410).

Dedicado a Marte.

Martirologio Romano: En Roma, conmemoración de santa Marcela, viuda, la cual, como recuerda san Jerónimo, abandonando sus riquezas y dignidades, se ennobleció con la pobreza y la humildad.

Pertenecía a una de las más ilustres familias de Roma; los Marcelo. Se quedó viuda siete meses después de la boda. Todavía muy joven, Marcela, abandonó todo y se hizo ermitaña en Roma, fue la primera anacoreta de Occidente. Se deshizo de sus riquezas y se las donó a los pobres de Roma. Era una mujer culta, y puso su cultura al servicio de la fe. Así la encontró san Jerónimo, y la preparó en el estudio, y la recomendó a su discípula santa Paula de Roma, para que la instruyera en las Escrituras. Intervino públicamente en la polémica contra los herejes origenistas.
Fue testigo de la invasión de Roma por las huestes de Alarico. Cuando la invasión se la encontró en oración en su palacio y fue torturada para que revelase donde escondía las riquezas. La santa no temía por sí misma, sino por su discípula Principia (no su hija, como algunos han supuesto erróneamente). Arrodillándose, pues, ante los soldados, les rogó que no le hicieran daño alguno. Dios les movió a compasión, y estos condujeron a las dos mujeres a la iglesia de San Pablo, en la que Alarico respetaba el derecho de asilo y como era una mujer excepcional, la dejaron en paz. Murió pocos días después, en los brazos de Principia, a fines de agosto del año 410. San Jerónimo decía de ella: "Cada momento de su vida ha sido una preparación para la muerte". El Martirologio Romano venera su memoria en el día de hoy.