23 de enero de 2015

Santa EMERENCIANA. M. 304.


Civilizada, agradable.

Martirologio Romano: En Roma, en el cementerio Mayor de la vía Nomentana, santa Emerenciana, mártir.

Hermana de leche de san Inés, se cree que tenía entre 13 o 14 años. Era todavía catecúmena y cuando estaba rezando, en la vía  Nomentana, delante de la tumba de santa Inés fue lapidada allí mismo, dos días después; según otra versión la habrían abierto el vientre. En realidad esta santa es una mártir romana muerta en fecha desconocida. 
Las reliquias de Emerenciana fueron trasladadas en el siglo IX a la Basílica de Santa Inés. Pablo V, en 1615, ordenó una artística caja de plata, en la cual colocar los cuerpos de las dos santas, y que fue puesta bajo el altar mayor. Otras iglesias en Roma han conservado el recuerdo de la mártir: Santa Inés de Plaza Navonna, donde le fue dedicado un altar en 1120; San Pedro In vincoli, donde estaría conservada la cabeza; Santa María en Campitello, donde se exhibe un dedo suyo. En España, Alemania y Bruselas hay tradiciones de que se conservan reliquias suyas. Algunas leyendas tardías complicaron el relato del martirio contando que había sido torturada en el vientre, por lo que, especialmente en Francia, se la invocaba para dolores de vientre. Su culto desde 1969 se ha limitado a los calendarios locales. Patrona de Teruel.