11 de diciembre de 2014

Beata WILBIRG. M. 1289.


Wilbirg nació cerca de la abadía de San Florian en Austria. Su padre, Henry, murió durante una peregrinación a Jerusalén; fue educada por su madre, una ama de casa. A los 16 años, con su amiga Matilde, hizo una peregrinación a Santiago de Compostela, en España. De regreso a su patria, su amiga Matilde quería hacer una nueva peregrinación, esta vez a Roma, pero Wilbirg ya había tomado la decisión más definitiva y completa su vida. 
Renunció al mundo, el día de la Ascensión de 1248, se encerró solemnemente en una celda junto a la iglesia de los Canónigos Regulares de San Agustín de la abadía de San Florián. Los ermitaños de la época eligieron esta forma de aislamiento, aislándose en pequeños edificios construidos fuera de los conventos, pero muy cerca de todos ellos, disfrutando de la dirección espiritual de los monjes. A veces incluso los mismos monjes del monasterio eligieron esta forma de penitencia para una mayor dedicación a la ascesis y la mortificación.
A través de una ventana que daba a la iglesia de la abadía, Wilbirg participaba en la liturgia de los monjes. Su amiga Matilde también tomó una célula vecina, en semi-libertad, pues así podía proporcionar suministros a su amiga. Esta vida de reclusión duró 40 años, hasta su muerte. Sólo dejó a su celda una vez, y por un corto periodo de tiempo, cuando en 1275, para escapar de los soldados de Rodolfo Habsburgo, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, debió huir junto con los monjes agustinos por los muros de ciudad de Enns.
Por méritos de su unión con Dios, tuvo dones sobrenaturales, como la visión de los acontecimientos contemporáneos. Tal era su fama de espiritualidad y vida interior, que laicos y religiosos, los pecadores y gente piadosa, gente de todas las clases sociales, se acercaban hacia la ventana de su celda para pedir consejo y oraciones a esta mujer que fue un ejemplo de penitencia. 
La fama de Wilbirg sobrepasó los límites de Austria, fue invitada por la beata Inés de Bohemia, después por Catalina, sobrina del beato papa san Gregorio X, quien la invitó a fundar un convento en Italia, pero en ambos casos, no quiso salir de su celda, del silencio y el recogimiento. Mantuvo correspondencia espiritual con el famoso monje cisterciense Gustolfo Viena. Con 56 años murió en su celda. Fue enterrada en la iglesia del convento San Florian, donde todavía descansa en un sarcófago en la cripta.
Su culto no se ha interrumpido en todos estos siglos, peregrinos de Austria y Alemania continúan fluyendo a venerarla. Ya se le consideró en vida santa y en el aniversario de su muerte se oficia una misa solemne, aunque nunca ha sido oficialmente beatificada por la Iglesia. Su vida ha sido  inspiración literaria de algunos escritores alemanes.