5 de noviembre de 2014

Santa TROFIMENA. s. IV.


Santa siciliana que se confunde con su homóloga de Patti (Messina) santa Febronia, y que se venera en Minori (Salerno) en la costa amalfitana. La hagiografía y la leyenda dicen que era una adolescente de 12 o 13 años que murió mártir a manos de su padre, porque deseosa de bautizarse y de abrazar la fe cristiana, tuvo una visión de un ángel que le anunció su consagración a Cristo y su inminente martirio; ella se mostró contraria a los esponsalicios que le habían preparado su familia. Su cuerpo fue introducido en una urna y tirado al mar, las corrientes lo llevaron hasta las costas salernitanas, a Minori. La urna encontrada por la población minorense construyó una iglesia, que le dedicaron, en el lugar donde fue encontrada. Es patrona de Minori.
Otra versión dice que se trataba de una joven muchacha originaria de Patti (Sicilia). Sin embargo otras versiones afirman que huyó de Patti para no tener que cumplir el edicto de sacrificar a los dioses. Se embarcó rumbo al norte de Italia y no debió llegar muy lejos, ya que murió durante la travesía y su cuerpo fue desembarcado y enterrado en Minori, como decíamos.
Como se puede ver, una versión la hace mártir y otra no, aunque la que predomina popularmente es la primera. Como en Patti se venera a santa Febronia, mártir de Nisibe, empezó a confundirse una con la otra, de suerte que Trófima-Trofimena empezó a ser llamada también Febronia y a menudo los devotos no distinguen una de otra en la iconografía. Las dos ciudades, Patti y Minori, de hecho están hermanadas y consideran que veneran a la misma Santa. Incluso los inmigrantes de Minori en Nueva York han instalado el culto en su propio barrio y tienen una réplica con la que hacen fiestas y procesiones los mismos días, lo que evidencia que la veneración a esta supuesta mártir sigue muy activa hoy en día.
Algunos estudiosos también han sugerido que podría ser la misma Febronia de Nisibe, pero dada la inexistencia de esta mártir oriental es más conveniente distinguirlas. Realmente las reliquias de Trofimena están presentes en Minori desde el siglo IX, por lo que eso da cierta autenticidad a la existencia de esta persona, aunque no haya la menor certeza acerca de su vida y martirio.