27 de noviembre de 2014

San GULSTANO (Gustavo). M. c. 1040.


Martirologio Romano: En el lugar llamado Beauvoir-sur-mer, en la costa de Francia, en la región de Nantes, de la Bretaña Menor, san Gulstano, monje, que, siendo joven, se evadió de las manos de los piratas y fue acogido por san Félix, eremita entonces. Se hizo famoso en el monasterio de Rhuys porque, pese a ser analfabeto, recitaba de memoria el salterio, así como por sus desvelos en favor de los navegantes

Nació en Gran Bretaña, fue secuestrado por los piratas; despues de muchos años de esclavitud fue desembarcado en la isla de Ouessant (Finisterre), en la punta de la península de Bretaña, porque tenía un pie deformado por las fracturas.  Aquí le acogió san Félix, asceta que vivía como ermitaño; pronto san Félix quiso ser benedictino e ingresó en la abadía de Fleury-sur-Loire; poco tiempo después lo siguió Gulstano, para después marchar a la abadía de Saint-Gildas de Rhuys (Bretaña), en la costa de Morbihan, donde Félix había iniciado la restauración del monasterio benedictino como abad. 
Gulstano era un simple hermano lego analfabeto, pero había aprendido de memoria los salmos y las oraciones que cantaba noche y día concediéndose solamente tres horas de sueño; también se preocupaba de ayudar a los marineros. San Félix lo envió con otro monje a roturar la isla de Hoedic, que aparecía en el horizonde del monasterio de Rhuys; durante el viaje, Gulstano murió en Beauvoir-sur-mer. Sus restos descansan en la abadía de Rhuys.