10 de noviembre de 2014

San DEMETRIANO DE ANTIOQUÍA. M. c. 261.


Martirologio Romano: En Persia, tránsito de san Demetriano, obispo de Antioquía, enviado al exilio por el rey Shapor I

Mártir junto con Aniano, Eustosio; es un grupo de 23 mártires que, según los menologios, murieron en Antioquía de Siria. Demetrio era obispo y Aniano su diácono. Parece que Demetrio fue deportado al exilio por el rey persa Shapor I. 
El Martirologio Jeronimiano recuerda el 10 de noviembre a san Demetrio de Antioquía, también nombrado en una lista de santos y obispos de Antioquía. Quien sea este Demetrio o Demetriano lo aprendemos de registros históricos, especialmente orientales, que hablan de un Demetrio, obispo de Antioquía, que fue elegido en la primera mitad del 253 y murió antes de 261. Trabajó para combatir la herejía novaciana (una forma de catarismo, que rechazaba poder dar el perdón posterior al bautismo). La fecha de la elección se conoce por una carta de Dionisio de Alejandría al papa Cornelio y por el “Chronicón” de Eusebio de Cesarea.
De las fuentes orientales venimos a conocer lo relacionado con su fin: una crónica encontrada en Seert (actual Irán), dice que el rey Sapor I, después de haber arrasado Siria en el 256, deportó en masa a los habitantes de Antioquía, estableciéndolos en algunas ciudades recientemente creadas en su reino: Sadsabur, Sapor y Bendo-Sabora. Los cristianos de Antioquía, deportados a Bendosabora, elegieron como sucesor de su obispo Demetrio, que murió de pena en el exilio, un antioqueño de nombre Azdaq. Sin embargo otros cronistas (aunque menos fiables) hablan de la elección de un obispo Demetrio de Bendosabora. Posiblemente la noticia de su muerte no fue inmediatamente conocida por los antioqueños en el exilio, por lo que la elección del sucesor se produjo en el 261.
Aunque el actual Martirologio Romano no lo considera mártir, por morir en el exilio, antiguamente este hecho ya se consideraba un martirio. También está el hecho de su nombramiento como obispo de Antioquía, pero sabemos que algunas diócesis persas, dependientes de Antioquía, sus obispos tenían nombres griegos.